Entradas etiquetadas como elecciones

Il Papa straniero

Acababa de aterrizar en Roma, en septiembre de 2010, cuando escuché por primera vez una expresión que me llamó la atención: il Papa straniero (El Papa extranjero). Ya por entonces, el Gobierno de la gran mayoría absoluta de Silvio Berlusconi hacía aguas por todos lados. En abril, Il Cavaliere, con la escena del famoso “che fai?, mi cacci?” durante el Congreso Nacional del Pueblo de la Libertad, certificó su divorcio del posfascista Gianfranco Fini. Fini era presidente del Congreso y se había negado repetidamente a propiciar la aprobación de ciertas leyes que hoy habrían impedido todas las sentencias que ha ido encadenando el magnate.

En la lógica berlusconiana, cuando alguien deja de ser útil a sus intereses, se convierte en enemigo. Así que el ex primer ministro puso a funcionar lo que Roberto Saviano define como la macchina del fango. Movilizó a los periodistas y medios de la corte y le organizó tal campaña de desprestigio que Fini, que si algo ha demostrado durante su carrera es ser un cobarde de tomo y lomo, acabó reculando y, en lugar de abandonar al Gobierno a su suerte, votó a favor de la moción de confianza a la que tuvo que someterse Berlusconi después de la que se había organizado.

El país -aunque no me daría cuenta hasta mucho más tarde de que eso era algo crónico- olía a elecciones anticipadas. Y el Partido Democrático (PD), errático como siempre, empezaba a removerse en busca de un líder con la fuerza necesaria para acabar con el maligno. Hasta entonces sólo Romano Prodi le había ganado en las urnas, y en plena vorágine, Walter Veltroni, al que Berlusconi le hizo un roto monumental en las elecciones de 2008, sugirió en una entrevista con el canal de televisión de La Repubblica, que lo que el PD necesitaba era “una persona de la sociedad civil” que pudiera “sumar” y “provocar la apertura y el consenso en el centroizquierda”. Justo lo que en su momento había hecho Prodi con El Olivo.

Lo que Veltroni estaba pidiendo era alguien ajeno al PD cuya trayectoria y carisma fueran tan indiscutibles que uniera al frente político y social de la izquierda italiana para terminar con el berlusconismo de una vez por todas y reconstruir el país: Il Papa straniero. Como la referencia eclesiástica es clara, he tratado de encontrar el origen de la expresión, pero no he tenido mucho éxito. Y ni el bueno de Iñaki Díez, corresponsal de RNE en Roma, ni la buena de Lucia Magi, profesional a la que el tiempo alguna vez le recompensará todo su esfuerzo, pudieron decirme con exactitud cuándo se empleó por primera vez.

Lo que sí sabemos es que Juan Pablo II fue el primer Papa straniero en cinco siglos, así que imagino que la Curia romana debía tener una muy buena razón para nombrar a un no italiano después de tanto tiempo. Los viajes de Wojtila serían un claro indicativo de que lo que buscaba la Iglesia era superar las barreras de Europa y unir en santo matrimonio a los fieles de todo el globo (y ya de paso acabar con el comunismo, pero ese es otro tema).

La irrupción de Pablo Iglesias con Podemos me ha recordado estos días a esa figura del Papa straniero que se aplica en la política italiana, casi siempre en el centroizquierda. En este caso se trata de un tipo joven, con una formación importante, carismático y respetado, cuyo mensaje es tan claro que llega a cualquier sector progresista, ya sea desde la pantalla de un televisor o desde una plaza en Mérida, y que seguramente genera un sentimiento de pertenencia a algo común, que potencialmente puede desencadenar un nuevo espacio de encuentro.

Cuando me contaron lo que se estaba cocinando hace ahora un par de semanas no voy a negar que me provocó cierta desconfianza. No en Iglesias o en el proyecto, sino en que eso pudiera llegar a algún sitio con Izquierda Unida. Lo que no me esperaba para nada era la postura que han tomado algunos, que más allá de criticarle por los tiempos o la manera de presentar su iniciativa como sí están haciendo muchos, se han centrado en el aspecto mediático. Como si el hecho de salir en las tertulias de los canales mayoritarios le hiciera un personaje menos válido para la izquierda. Si Iglesias es el adecuado, yo no lo sé, pero al menos ha abierto el debate.

El viernes pasado en la presentación de Podemos, él mismo dijo que es consciente de que es “un elemento mediático”. Pero también repitió  algo que muy pocos le podrán negar. Hoy sólo hay dos personas que podrían considerarse referentes de la izquierda social y de la izquierda política con capacidad suficiente como para representar a la ciudadanía en bloque y contar con un amplio consenso político: Ada Colau y Alberto Garzón. La primera ha dicho por activa y por pasiva que no le interesa, y el segundo interpreto que es un cartucho que nadie se quiere permitir el lujo de gastarlo ahora -seguro que ni él mismo- porque Garzón será candidato a presidente del Gobierno más tarde o más temprano.

Iglesias dejó dos reflexiones más que quizá los periodistas no hayamos sabido transmitir con claridad estos días. La primera es que si los actuales líderes de la izquierda tuvieran el don de la palabra, posiblemente él no sería necesario. El que quiera ver en esto un signo de prepotencia es totalmente libre. Pero el tono de Iglesias el viernes estuvo muy alejado del del personaje televisivo. A mi me parece más bien una afirmación realista. Si hubiera alguien capaz de llegar a la gente como él sabe que lo hace , no se estaría presentando a las elecciones europeas.

La segunda es el respeto a los procesos internos de cada organización política. Cuando Iglesias habló de primarias abiertas no estaba retando a nadie. De hecho habló de “competir” desde la “lealtad” -que es muy distinto- con el candidato que IU hubiera elegido de forma interna después del proceso que se ha abierto para la elaboración de listas entre sus federaciones, corrientes y partidos.  Y si IU quiere, una vez que termine su proceso de elección del candidato, Podemos le ofrece dar un paso más allá y permitir que sea la ciudadanía, es decir, el bloque social, el que refrende ese proceso dando el visto bueno a quienes considere más representativos. Eso daría como resultado el ansiado Frente.

La iniciativa, leída en su conjunto, no puede no parecer atractiva a alguien de izquierdas que no milite en IU. Sin embargo, es más que comprensible que los que sí lo hacen tengan muchas dudas, pese a ser conscientes de lo que pueda llegar a representar Iglesias. Una persona que empieza a militar en IU a los 18 años y que, por ejemplo, pasados unos siete años adquiere cierta importancia dentro de su asamblea local o de su federación, es alguien que se ha dejado tiempo, ilusión, esperanza y ganas en las movilizaciones, en las campañas, trabajando en su barrio y preparando acciones, asambleas o conferencias. Y estos dos últimos años han dado para mucho ¿Por qué va a aceptar de buenas a primeras que la persona que IU ha elegido democráticamente consultando a las bases tenga que competir con un Papa straniero? Es más, llegados a ese punto, el juego no se haría en igualdad de condiciones porque el aspecto mediático sería un factor clave en unas primarias abiertas. “Hacer unas primarias de ese tipo sería como asumir que Pablo es nuestro candidato”, me decía alguien hace poco.

Las palabras de Cayo Lara el domingo y el lunes, por mucha punta que se les quiera sacar -como la historia de que son un invento de EEUU-, van orientadas a proteger a la Federación y a reivindicar a su gente y sus procesos internos, que pueden ser todo lo imperfectos del mundo, pero no dejan de ser los que son y fueron refrendados por una gran mayoría en la X Asamblea Federal celebrada hace poco más de un año. Si se quiere ir más allá, el Consejo Político Federal de IU aprobó unas normas hace diez días que implican ya un cierto cambio de aires.

No tuvo un apoyo masivo, es cierto, -fue votado por menos de un 65%- pero se hizo dos días antes de que se diera a conocer la predisposición de Iglesias a presentarse como candidato. Si hubiera habido un acuerdo colectivo mucho más importante, que hubiera ido más lejos de incidir en la mera necesidad de que el proceso sea lo más participativo posible, entonces hoy estaríamos hablando de otra cosa. Si Iglesias hubiera llegado antes, igual también. Eso no quita, no obstante, para que muchos dentro de IU opinen que aún así no se ha hecho suficiente y que es necesario subirse a la ola generada por Iglesias porque aún hay tiempo de aquí a mayo.

¿Cómo conjugar todo el trabajo y el esfuerzo que ha hecho IU este tiempo en la calle con la ruptura que propone Iglesias sin que nadie salga herido? Julio Anguita decía este lunes en Público que él se debe a IU, pero que la iniciativa le parece excelente y que Iglesias ha conseguido concretar ese proyecto de apertura y de unidad al que tantas vueltas le está dando la izquierda. Hay quien ve en Iglesias todo lo contrario, un outsider con intereses oscuros, que en lugar de unión, lo único que va a conseguir es dividir más aún a la izquierda y arrancarle unos cuantos votos a IU en las europeas.

Varias personas a las que admiro por su empeño en hacer que IU sea una organización mejor planteaban ayer la posibilidad de que sea precisamente el Frente Cívico que encabeza Anguita el que haga de mediador entre IU y Podemos. Esto, irremediablemente, me lleva a otra analogía con la temática papal y asumo el riesgo de que alguien empiece a ponerme etiquetas vaticanas. Hablo de la idea de cónclave. Han pasado sólo unos pocos días desde que se conociera de qué va Podemos, pero quizá sea el momento de que, en lugar de que unos y otros sigan lanzándose mensajes velados a través de los medios de comunicación y las redes sociales, se sienten a hablar y busquen lo común. Que no es sólo el programa y los objetivos (democratización de las instituciones de la UE, desaparición de la Troika, renegociación de la deuda y auditoría…), que esos, se sobreentiende que son los mismos. Evitar el espectáculo a los ciudadanos y poner el sentido común y la madurez encima de la mesa sería todo un detalle.

Ahora, si eso se da, esperemos que no ocurra como el famoso cónclave de Viterbo, en el que una comisión especial formada por seis cardenales tardó tres años (1268-1271) en seleccionar a un Papa -que, por cierto, no fue straniero-. Los seis elegidos estuvieron encerrados bajo llave 36 meses en un palacio de esta localidad del Lazio y sólo cuando les redujeron la comida y el agua y le levantaron el tejado al edificio, llegaron a un acuerdo. El frío y el hambre, tienen estas cosas. Como anécdota, puede resultar gracioso. Como estrategia política, sería un desastre.


Anuncios

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

No estaba muerto, estaba de parranda

Inmediatamente después del recuento de votos de las elecciones administrativas [6 y 7 de mayo], el presidente Berlusconi y yo presentaremos la novedad más grande que se haya dado en la política italiana y que con toda probabilidad cambiará el curso de la política italiana de los próximos años.

Esto irá acompañado de la campaña más novedosa que haya habido en la política italiana desde el salto al campo del presidente Silvio Berlusconi.

Si el destino de los moderados italianos dependiera de una reunión de Fini, Casini y Rutelli en el despacho del presidente de la Cámara [Gianfranco Fini] no creo que sería un gran destino. Con todo el respeto para ellos, ese despacho no huele a aire fresco.

Angelino Alfano [AKA El delfín] dejó ayer patidifusos a los italianos con su anuncio. Il Cavaliere Silvio Berlusconi no está muerto, sino que está trabajando en algo novedoso que cambiará “el curso de la política italiana”. Miedo da. Ya lo hizo una vez en el 94 y todos sabemos cómo acabó la aventura.

Dos apuntes

a) El misterioso anuncio llega después de que el conocido como Terzo Polo, formado por la Unión de Centro de Pierferdinando Casini; Futuro y Libertad de Gianfranco Fini; y Alianza por Italia de Francesco Rutelli, adelantara que se acerca el momento de crear el Partido de la Nación, una formación que tiene toda la pinta de ser prima hermana de la Democracia Cristiana de la I República. Entre los directores de orquesta es muy posible que haya algunos de los técnicos que hoy gobiernan Italia sin haber sido elegidos en las urnas.

b) Berlusconi, el mismo día que Mario Monti aceptó el cargo ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano, ya dijo que no se rendía y que empezaría a preparar la campaña electoral con un gran proyecto a través de internet.

Unos trajes de monja

Casi todos habréis visto ayer las declaraciones de Berlusconi después de asistir al juicio por el caso Ruby (la primera vez en un año y catorce días que lleva abierto el proceso).

Esas en las que decía que “las mujeres son exhibicionistas por naturaleza”, que en Arcore las jóvenes se disfrazaban pero para hacer “concursos de burlesque“, que el cree “no haber hablado nunca de nieta de Mubarak, sino de pariente” y que los trajes de monja se los había regalado Gadafi, aunque no eran de monja monja.

“Me los mandó en un container sin decirme lo que había dentro. Son negros, largos, con joyas, por lo tanto, no de monja, sino de su harem”.

Tres conclusiones

Berlusconi no estaba muerto, estaba de parranda (y lo estará: “Lo voy a seguir haciendo”, dijo ayer). Y seguramente estaba de parranda con un especialista en SEO trabajando en un asalto a internet visto que las televisiones se le están quedando un poco démodé.

Si Ruby, Nicole Minetti, o las gemelas De Vivo, son especialistas en SEO, eso sí que sería la mayor novedad que ha visto la política italiana en toda su historia. Mucho más que el cásting para las elecciones al Parlamento Europeo de 2009. No tengo dudas.

Lo mismo Il Cavaliere está pensando cambiar la Constitución e imponer competiciones de burlesque para sustituir a las elecciones tradicionales. El efecto sería bueno para los partidos, que ya están acostumbrados a travestirse de lo primero que les convenga, y malo para Monti, al que le veo disfrazado de político, pero no de Gadafi.

Una postdata

Es una pena que esto no lo hayan anunciado antes. Me vuelvo a vivir a Madrid “inmediatamente después del recuento de votos de las elecciones administrativas”. Justo cuando la cosa iba a ponerse divertida otra vez. Peccato!

, , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Osama bin Silvio

Ha pasado más de un mes desde mi último post, pero Il Cavaliere no da un respiro y es difícil seguirle la pista al blog. Voy a tratar de hacer un resumen con titulares que van desde el corte de manga de Libero y la compra de diputados hasta hoy.

El Constitucional tira el escudo jurídico de Berlusconi (13/1/2011)

Berlusconi, investigado por prostitución de menores (14/1/2011)

La fiscalía tiene pruebas de que Berlusconi pagaba a las jóvenes (15/1/2011)

Berlusconi trata de defenderse diciendo que tiene novia (17/1/2011)

Iglesia y oposición piden a Berlusconi que dimita (18/1/2011)

La libido de Il Cavaliere hunde su imagen pública (19/1/2011)

El Vaticano pide más moralidad a Berlusconi (20/1/2011)

El número de teléfono de Berlusconi acaba en Internet (21/1/2011)

Bien, ahora os explico. Hace diez días la Corte Constitucional se pronunció sobre el Legítimo impedimento. Esto es la ley que permitía a Berlusconi ausentarse de los tres juicios que tiene pendientes por evasión de impuestos, soborno, y blanqueo de capitales, (Mills, Mediatrade, Mediaset) hasta conseguir su prescripción, por el simple hecho de ser primer ministro y estar ocupado en las labores del Estado.

El Constitucional tenía que pronunciarse justo después de la moción de censura, pero ante el clima social y político que se había creado, decidió retrasarlo hasta enero para no interferir. Es posible que si no hubiera esperado ahora no estaríamos hablando de todo lo que ha pasado esta semana, porque ello habría adelantado o la dimisión del premier, o las elecciones. Pero no lo hicieron, y vinieron los reyes magos (aquí la befana) y le quitaron la inmunidad.

Karima el Mahgroug, Ruby 'Robacorazones', la nieta de Mubarak. AFPAl día siguiente, la fiscalía de Milán anunció que llevaba desde el 21 de diciembre investigando a Berlusconi por prostitución de menores y abuso de poder. ¿Cómo es posible? ¿Os acordáis de “Cuando el problema no es irse de putas“?

Sí. Ruby, la chica marroquí que Berlusconi liberó de una comisaría en mayo del año pasado porque tiene “un gran corazón” y porque “es mejor ser un apasionado de las mujeres guapas que ser gay“. Pues la fiscalía investigó la manera tan curiosa en que fue liberada la chica, aquello de la nieta de Mubarak y el encontronazo diplomático, y sobre todo, empezó a investigar a la propia Ruby y a Nicole Minetti.

Los magistrados de Milán se encontraron con una cosa que no estaban buscando. Si andaban detrás de algo era de un posible delito de abuso de poder del primer ministro. Debieron de pensar que era el típico movimiento absurdo y despótico de Berlusconi, pero aunque fuera Berlusconi, tenía que ser denunciado. Claro, se encontraron con que el abuso de poder o la concusión, lo hizo para ocultar algo mucho más grande. Algo que todos imaginábamos porque habíamos visto vídeos y fotos y sabemos cómo se comporta el señor. Berlusconi mandó liberar a Ruby para esconder que mantenía relaciones sexuales con ella. Y no sólo con ella, porque Ruby era una más del harén de Il Cavaliere que Minetti, Lele Mora y Emilio Fede le proporcionaban.

Mis conclusiones vienen de leer el informe de 389 páginas que la fiscalía de Milán envió al Parlamento el pasado lunes. Lo envió al Parlamento para que una comisión de 21 diputados decidiera si le daba permiso para registrar las oficinas de Giuseppe Spinelli, el contable de Berlusconi que realizaba parte de los pagos a las prostitutas. Lo leí, porque el martes por la tarde acabó colgado en Internet íntegro por la web Dagospia, una especie de WikiLeaks de barrio.

Como llevo toda la semana inmerso en el mundo pornográfico de Berlusconi me voy a ahorrar reproducir los episodios de casquería (si queréis aproximaros al harén podéis echar un vistazo a estos enlaces: 1, 2, 3 y 4). De la investigación de la fiscalía se desprende que Ruby pidió 5 millones de euros a Berlusconi a cambio de estar calladita y que éste, según la chica, aceptó. Digo según la chica porque esta es la parte en la que más tendrán que trabajar los fiscales. Es de suponer que si se han dedicado a registrar las llamadas telefónicas de más de una veintena de personas también lo habrán hecho con Berlusconi, porque si no, me temo que la trama se les cae abajo. En el informe no constan, supongo, por tratarse del primer ministro.

También se demuestra que Berlusconi hace fiestas con prostitutas en casa y que al final de la noche elige a una o varias y a las demás las obsequia con regalos (Esto es pecado pero no es delito en Italia). Sí lo es que Minetti, Mora y Fede lleven a las chicas a la mansión de Arcore, se llama inducción a la prostitución, y por eso también están siendo investigados.

Asimismo, queda bastante claro que Spinelli pagaba a las jóvenes y a algunas las obsequiaba con apartamentos en Milano Due, el primer pelotazo de Berlusconi y sobre el que hay muchísima literatura. Berlusconi decidió descender a los altares de la política porque la policía andaba detrás del complejo. Digamos que la Cosa Nostra le había prometido protegerlo a cambio de ciertas contribuciones económicas y un poco de vista gorda cuando llegara al poder. Lo último que se sabe del caso es que Marcello Dell’Utri fue acusado en noviembre de ejercer de mediador entre mafia y Cavaliere en los primeros años del imprenditore. Como el que pagaba el impuesto revolucionario era Dell’Utri, pues Berlusconi está limpio. (Esta semana un arrepentido de la mafia acusó a Berlusconi de estar detrás de los atentados del 93 en Florencia. También dijo que un año después, en Sicilia, todos, se supone el clan, estaban obligados a votarle porque había prometido eliminar el artículo 41 bis de la ley. Es un artículo que habla de cómo se comportarán los encargados de prisiones en el caso de motín. Pero la semana iba de tetas así que poco o nada se dijo)

A partir de aquí las cosas se le han ido de las manos a todo el mundo. Durante una entrevista a Nadia Macrì, prostituta de lujo reconocida y presunta asistente a las serate de Arcore, apareció en el programa de Michele Santoro, Annozero, en Rai 2. En un momento de la entrevista el periosdista Sandro Ruotolo dejó ver parte del número de teléfono de Il Cavaliere, que Macrì tenía apuntado en una libreta. Claro, con el informe de la fiscalía repleto de registros de llamadas faltó tiempo para que, juntando los primeros números que dejó al aire Ruotolo, con las últimas cifras de los papeles remitidos al Parlamento, comenzara a circular por Internet el número de móvil personal de Berlusconi.

Personalmente creo que es una cagada de Santoro muy grande y que le van a cerrar el programa por ello. El Parlamento tiene mucho poder de decisión sobre la continuidad o no de los programas de la televisión pública gracias a otra de esas leyes de el premier. Y Daniela Santanchè, la Sarah Palin italiana (que una vez dijo que no aconsejaba a las mujeres votar a Berlusconi porque éste sólo las ve “en posición horizontal, y hoy es su más ferviente defensora), estaba en el plató y avisó a Santoro de que las cosas no se iban a quedar así. Mientras Annozero lucha por sobrevivir hoy ha llegado el contraataque de la prensa de Berlusconi. El diario Libero saca en portada el número de Santoro. Me voy a limitar a poner el enlace a la página porque no quiero contribuir a otra ida de olla más, propia de una república bananera.

Volvamos al principio. La fiscalía citó a declarar a Berlusconi cualquier día entre el 22 y el 24 de enero. Fueron así de considerados para que Il Cavaliere no pudiera decir que estaba ocupado. Además iniciaron los trámites para juzgarlo por la vía rápida. Si no hay recurso, el juicio sería a mediados de febrero, pero teniendo en cuenta cómo trabajan los abogados de Berlusconi, la cosa va para largo. Ayer los defensores legales de Berlusconi dijeron que no va a declarar. La coartada que utilizan es que Arcore está en el municipio de Monza y no en el de Milán, por lo que la fiscalía milanesa no sería competente para llevar el caso. Los magistrados dicen que el delito más grave aquí es el de concusión y que eso tuvo lugar en Milán, en la comisaría.

¿Cómo acabará todo? Creo que con elecciones. Berlusconi no va a dimitir nunca y como en su partido no hay una sola voz discordante que pueda iniciar una revuelta para echarlo, se volverá al Parlamento. Y si no ha conseguido comprar a los diputados suficientes para tener una mayoría estable, entonces no habrá más que rascar.  ¿Cuándo? La primera semana de febrero se vota el Federalismo Fiscal, una reforma de los ayuntamientos propuesta por la Lega Norte que analizaremos otro día, pero que es el requisito indispensable para que Umberto Bossi siga siendo el único aliado de Il Cavaliere.

¿Y el titular? No es mío, es de Il Fatto Quotidiano, pero representa a la perfección el día a día de Il Cavaliere desde que empezara el año. Ha reducido sus comparecencias a mandar videomensajes caseros en montañas lejanas para atacar a los jueces, a la prensa y a la oposición. Su yihad particular va contra la magistratura. Es normal, porque el Al-Andalus de Berlusconi se ha resquebrajado y tiene que recuperarlo a toda costa. En Italia hoy sólo falta la mujer barbuda para cerrar el circo.

, , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios

Fini pone la puntilla a Berlusconi

Claridad y política, cuando se habla de Italia, pueden verse como dos términos incompatibles. Pero este domingo se produjo una excepción que deberá confirmarse con el paso de los días.

Un político italiano, Gianfranco Fini, habló claro a petición del primer ministro, Silvio Berlusconi, que le había ofrecido el viernes un nuevo pacto de legislatura. En el cierre de la primera conferencia de su partido, Futuro y Libertad (Fli), el presidente de la Cámara dijo que “la única posibilidad para que haya un nuevo pacto de legislatura es que Berlusconi muestre el coraje político que ha tenido en otras ocasiones y presente su dimisión”.

Si va en serio, Fini retiró a Il Cavaliere la respiración asistida y puso en marcha el cronómetro para la convocatoria de elecciones anticipadas. Pero primero hay que ver si el Fli está dispuesto a encabezar la revolución contra el primer ministro. Al menos, los pasos que ha ido dando en estos tres últimos meses dan a entender que así es.

Seguir leyendo Fini quita la ‘respiración asistida’ a Berlusconi y pide su dimisión en Público.es.

, , , , ,

2 comentarios

La Italia de Fini

Ésta es la presentación del manifiesto de Futuro y Libertad, el partido del presidente del Parlamento italiano, Gianfranco Fini.

Fini ha explicado su plan político. Su partido es el único que parece tener a día de hoy una alternativa firme a Berlusconi. Pero se cae en un error si se mide la política italiana por la grandeza, el tono o la dureza de su discurso.

Fini ha pedido a Berlusconi que dimita si le queda algo de dignidad. Y ha prometido que si no lo hace el actual Gobierno dejará de contar con su apoyo, clave para la continuidad de la coalición. De él depende demostrar si es un farol o no. Pero si como en otras ocasiones Fini amenaza y no actúa, perderá cualquier tipo de credibilidad.

Las urnas están cerca. Tan cerca como decida Fini.

, , , , , ,

Deja un comentario

Cuando Brown dejó de estar deacuerdo con Nick

Cuando Brown dejó de estar deacuerdo con Nick, también perdió en las encuestas. En el segundo debate electoral televisado en el Reino Unido, que ganó de nuevo Nick Clegg, pareció que los candidatos se habían intercambiado los papeles. Brown hizo de Cameron metiendo miedo sobre el futuro que le espera al Reino Unido; Cameron hizo de Clegg, tratando de mantenerse al margen y dejando a los otros dos en evidencia; y Clegg hizo de Cameron al recibir los constantes ataques de Brown. Los medios hablan de que Clegg no brilló tanto como en el anterior. Aunque creo que es porque Brown y Cameron estuvieron bastante mejor que en el primer debate.

Empecemos por el final:

ICM para The Guardian:

Clegg 33%

Brown 29%

Cameron 29%

Populus para The Times

Clegg 36%

Brown 27%

Cameron 37%

YouGov para The Sun

Clegg: 32%

Cameron: 36%

Brown: 29%

ComRes para ITV

Clegg: 33%

Brown: 30%

Cameron: 30%

Los sondeos siguen colocando a los laboristas en tercer puesto en intención de votos, pero no hay que llevarse a engaño. Siempre que los de Cameron no pasen del 35%, el sistema electoral británico seguirá premiando a Brown. Tal y como pinta la cosa, el primer ministro puede acabar renovando su mandato con menos votos que ninguno.

Pero dejando de lado los datos, ayer quedó demostrado que Clegg va en serio. Brown sacó toda su artillería para ponerle en evidencia pero no lo consiguió. Le llamó “antiamericano” en dos ocasiones por no haber apoyado la invasión de Irak, dijo que con los liberal demócratas peligraba la seguridad del país y se enzarzó con él en un debate particular sobre las pensiones.

Clegg tiene muy claro qué cartas jugar en cada momento, incluso delante de las cámaras. En esa situación, yo diría que más. De cara al electorado hay una cosa que no pasa desapercibida: su acento es el menos aristocrático de los tres. Y esa puede ser una de las razones por las que esté calando tan bien su mensaje. No tiene antecendetes en Eton, aunque su pasado sea más noble de lo que a él le gustaría.

Luego está su facilidad para dar explicaciones sencillas a los grandes temas. Sobre el sistema de misiles nucleares Trident, repitió que aboga por paralizarlo y repartir los recursos entre las áreas más necesitadas del Ejército. Esa propuesta recibió a principios de semana muy buenas críticas por parte de algunos altos mandos. Además, y para sacudirse las acusaciones de antiamericanismo, Clegg le dijo a Brown que Barack Obama no sólo abogaba por la reducción del armamento nuclear y que eso no tenía que ser incompatible con la lucha antiterrorista.

Brown le dijo que ese tipo de actitud ponía en peligro la segurida del país. Cameron se abstrayó y ni siquiera se molestó en volver a la carga contra Brown con el tema del equipamiento militar. De hecho, se mostró “de acuerdo con Gordon” en que el Trident no se debe paralizar, por la supuesta amenaza terrorista.

En inmigración, Clegg se defendió bien. Quizá su propuesta suene un tanto arriesgada con la recesión aún caliente, pero sí aporta un punto de vista distinto al de Cameron o Brown. Clegg acusó a conservadores y laboristas de no haber hecho nada para controlar la inmigración en los últimos 50 años y que ahora no podían dedicarse a deportar a gente que “forma parte del tejido oculto de nuestra economía, lleva 12 años aquí, hablan inglés y están dispuestos a contribuir con sus impuestos”.

La opción que ofrece Clegg es regularizar a esas personas abandonadas por el Gobierno. Brown y Cameron le dieron la vuelta a la tortilla y recuperaron la teoría del ‘efecto llamada’. Clegg se defendió diciendo que no se trataa de regularizar a los inmigrantes que llegaran ahora, sino a los que ya están en el país desde hace mucho tiempo.

El líder de los conservadores sacó a pasear su lado más duro anunciando el control de las fronteras y deportaciones al canto. Brown, por su parte, vendió otra vez el contrato de puntos para inmigrantes y se jactó de haber implantado el DNI para extranjeros. Al final Clegg tuvo la última palabra y les preguntó que si no sabían dónde vivían esos inmigrantes ilegales que residen en el país, cómo los iban a expulsar.

Como buen ex comisario europeo, Clegg mostró su simpatía por la UE. Advirtió de que la Unión Europea no es un enemigo y que no es perfecta, “pero debemos trabajar juntos”, dijo, poniendo como ejemplo la crisis aérea desatada tras la erupción del volcán Eyjafjalla. También atacó a Cameron por aliarse con “grupos fascistas y anti homosexuales” en el Parlamento Europeo. Cameron, para contentar al ala dura otra vez, habló de cómo Clegg y Brown habían apoyado el Tratado de Lisboa sin llevar a cabo un referéndum. Lo que se le olvidó fue contar cómo él había prometido promover esa consulta si llegaba a primer ministro y luego la retiró. Clegg se lo recordó.

Brown explicó su papel clave en la respuesta a la crisis financiera –Financial Times aparte- y aseguró que con Cameron, el Reino Unido quedaría aislado.

Las constantes discusiones entre Brown y Clegg sobre pensiones e inmigración le hicieron un favor a Cameron. “Aquí tienen una muestra de las consecuencias de un Gobierno en coalición”, llegó a decir hasta dos veces.

Eso y la metedura de pata de Brown. En un momento del debate, Cameron, cansado de los comentarios apocalípticos del primer ministro, le dijo que dejara de meter miedo a la gente. El líder conservador aseguró que esa táctica no iba a funcionar y le preguntó sobre unos panfletos en los que los laboristas afirman que Cameron pretende acabar con las subvenciones invernales de energía. “Deje de meter miedo a la gente”, le espetó.

Brown, contrariado, dijo que él no había autorizado la propaganda. Pero su problema es que cuando miente, se le nota.  Si él no ha autorizado el contenido entonces tiene un problema de organización. Si lo ha autorizado, entonces mintió delante de todos los telespectadores.

Cameron: “Those leaflets you’ve been getting from Labour, those letters you’ve been getting from Labour, are pure and simple lies.”

Brown: “I’ve not authorised any leaflets like that,” he said. “But why isn’t it in your manifesto that you are keeping free eye tests and prescription charges?”.

Cuando Brown dejó de estar deacuerdo con Nick, perdieron lo laboristas otra vez. Pero nunca se sabe. Dejar a Clegg que se luzca (incluyendo en su alegato final en el que tuvo un toque obamaniano) es una manera también de restarle votos a los conservadores. Y eso a Brown le sigue interesando. A estas alturas parece lo de menos quién obtenga más votos, siempre que no gobierne Cameron.

, , , , , , , , , ,

1 comentario

Nick Clegg, el hombre del momento

El próximo jueves se sabrá si el salto a la fama del líder de los Liberal Demócratas británicos, Nick Clegg, ha sido un espejismo o no. Hace menos de una semana, Clegg era tan sólo un desconocido para la opinión pública. Algunos incluso pensaban que su partido defendía las mismas ideas que el British National Party. Desde el primer debate electoral, Clegg ha ganado en proyección pública. Habrá que ver si es capaz de aguantar las consecuencias de ello.

El juego de Clegg quedó bien claro en el primer cara a cara televisado de la historia en el Reino Unido. No fue otro que presentarse como una alternativa poniendo en evidencia las carencias de los dos grandes y viejos partidos. Digamos que la estrategia es ésta: No me conocéis, pero sabéis de lo que conservadores y laboristas son capaces. Sabéis que ninguno de los dos os satisface al completo. Estáis convencidos de que ninguno cambiará. Dadme una oportunidad.

Y va camino de conseguirla. En menos de una semana, Clegg se ha convertido en un serio peligro para David Cameron y Gordon Brown. En el primer debate, ambos le trataron con condescedencia pensando que era un posible socio de Gobierno más que un competidor. Las encuestas del fin de semana le han llegado a dar el mayor número de votos. Con el actual sistema electoral británico, eso no le otorgaría más diputados, pero sí es un aviso a navegantes.

Tras la condescendencia y el ascenso de Clegg como el político del momento, tanto Brown como Cameron han pasado al ataque. Ninguno está dispuesto a que un desconocido les fastidie la fiesta. Así que ambos se han desviado de la habitual hoja de ruta, que no es otra que insultarse, desmentirse y ridiculizarse, para tratar de restarle importancia a Clegg. Que si la política económica de los liberales es pésima, que si votar a Clegg es votar a Brown, que si los delitos aumentarían con Clegg, etc.

No sabría decir que es peor para ellos. De ser nadie ha pasado a ser un candidato a seguir. Tras el debate, los constantes ataques de conservadores y laboristas le han mantenido en primera plana toda la semana. Y además, es posible que esa reacción sea vista por los votantes como una excusa más para utilizar el voto de castigo y echar una mano a Clegg.

La previsión es que por mucho que ahora parezca que los Liberal Demócratas van a conquistar el mundo, el día de las elecciones pasará lo de siempre: que laboristas y tories se repartirán el pastel.

Aún así ni Cameron ni Brown están como para confiarse. Los analistas no andan finos. Antes del primer debate se presuponía que Clegg iba a conseguir tener mayor visibilidad y podría rozar el 22% de los votos. Ahora las encuestas les dan casi un 30%. La posibilidad de que haya un Gobierno de coalición en la próxima legislatura es ahora más factible que nunca.

Por afinidad política, lo más normal es que laboristas y liberales lleguen a un pacto por mucho que ambos partidos se empeñen en desmentirlo ahora. Pero lo gracioso es que con los últimos sondeos, Clegg acabaría de primer ministro y Brown terminaría reducido a cenizas -no volcánicas- . Algo que los laboristas llevan soñando desde hace tiempo.

Las encuestas de hoy (vía The Guardian):

The Sun (YouGov)

Conservadores: 33% (un punto más que ayer)
Liberal Demócratas: 31% (bajan dos puntos)
Laboristas: 27% (sube uno)

ITV y The Independent (ComRes)

Conservadores: 32% (un punto más que ayer)
Liberal Demócratas: 28% (baja uno)
Laboristas: 28% (sube uno)

The Daily Express (Opinium)

Conservadores: 32% (Baja siete puntos en una semana)
Liberal Demócratas: 29% (suben 12 puntos)
Laboristas: 26% (bajan 5)

————————————————————

*La imagen viene de aquí. Hay otras, más curiosas.

Más sobre Clegg:

Nick Clegg hailed as ‘Russian aristocrat’

Nick Clegg – the British Obama?

Who’s posher: Clegg or Cameron?

, , , , , , , , , , ,

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: