Entradas etiquetadas como Italia

Tsipras en Italia

Durante el Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE) que se celebró en Madrid el pasado mes de diciembre tuve la oportunidad de charlar un par de veces con Fabio Amato, miembro de la secretaría nacional de Rifondazione Comunista. Alguna gente me comentó que Rifondazione estaba intentando que el PIE le hiciera un hueco en la Ejecutiva. Era, desde mi punto de vista, un intento de reflotar el partido en Italia después de haberse quedado fuera del Parlamento en las elecciones de febrero al no haber llegado si quiera al 3% presentándose con la Lista de Rivoluzione Civile encabezada por el exjuez antimafia Antonio Ingroia.

Habría sido un gesto interesante pero cuando hablé con él la primera vez me explicó, mientras se echaba un cigarro, que no había podido hacerse por el reparto paritario en las vicepresidencias. Amato se incomodó mucho con la pregunta – algo que posiblemente estaba relacionado con el ambiente enrarecido que se había creado en torno a la reelección de Pierre Laurent como presidente- y no paró de repetirme: “No hay ningún problema, no hay ningún problema”.

Un poco más tarde volví a coincidir con él en el pasillo que daba al salón del Pleno. Estaba bastante más relajado, así que aproveché para preguntarle por la situación de Rifondazione. Me reconoció que las cosas no estaban bien -como no podía ser de otra manera- porque “la gente está dormida”, pero con una medio sonrisa en la boca me aseguró que tenían mucha esperanza en la candidatura de Alexis Tsipras a la Comisión Europea. “Creemos que puede haber un grupo de intelectuales que traten de poner algo en marcha gracias a la presencia de Tsipras”, me dijo. El tipo lo decía totalmente convencido aunque a mi, pensando en la realidad italiana, me hizo, sobre todo, mucha gracia. El bueno de Amato, sin él saberlo, acabó dándome el arranque para uno de los textos que escribí aquellos días sobre Tsipras.

Rifondazione Comunista nace en febrero de 1991, escasos minutos después de que Achille Ochetto decretara –con el apoyo mayoritario de los delegados del XX Congreso– la disolución del Partido Comunista Italiano y su conversión en el Partido Democrático de la Izquierda -lo que sería hoy, después de muchas idas y venidas, el Partido Democrático que dirige Matteo Renzi-. Sus mayores logros coincidieron siempre con las victorias del centroizquierda en las elecciones y su apoyo fue vital para dar nacimiento a los dos gobienos de Romano Prodi. Después de haber sufrido una serie de deserciones masivas -la última, la de Nichi Vendola en 2009– Rifondazione es hoy una fuerza totalmente minoritaria que, sin embargo, no deja de ser una de las dos opciones alternativas en el espectro de la izquierda -junto con Sinistra, Ecologia e Libertà de Vendola, que sostiene al Gobierno Letta- a un Partido Democrático que ha perdido toda la credibilidad al haber aceptado en un primer momento la formación del Gobierno Monti y, después, la grosse koalition a la italiana con la derecha.

El caso es que, pese a mi incredulidad, Amato jugaba con información privilegiada cuando me dijo lo de Tsipras. Ya el 23 de diciembre la web Micromega de La Repubblica, publicaba la traducción de una entrevista en un medio griego a la periodista y escritora Barbara Spinelli, en la que decía que creía en “una lista italiana a favor de Tsipras para las elecciones europeas, una lista que sostenga que debemos aprender la lección de todo lo que ha sucedido: nosotros queremos a Europa, pero la queremos cambiada de una forma radical”. Poco después, el 16 de enero, en un editorial titulado Nominemos a Tsipras a las europeas, el diario Il Manifesto recogía el guante lanzado por Spinelli y apuntaba la necesidad de “una lista electoral compuesta por personalidades de la sociedad civil y de los movimientos […] para derrotar la política de las grandes coaliciones y para construir también en Italia una alternativa de Gobierno que necesita un espacio político autónomo y radical de la izquierda que haga del empleo, de la democracia y de los derechos, los desafíos sobre los que construir la perspectiva del cambio en Italia”.

Un día más tarde, el 17, también en las páginas de Il Manifesto, Spinelli, Andrea Camil­leri, Paolo Flo­res d’Arcais, Luciano Gal­lino, Marco Revelli y Guido Vialle, formalizaron una propuesta para la creación de una lista ciudadana que representara algunas de las demandas principales que reclama la izquierda alternativa europea a través de la voz de Tsipras. En concreto habla de la abolición del pacto fiscal, del fin del sometimiento de la economía de los Estados a los mercados, de la refundación de las instituciones europeas y de la elaboración de un plan para salir de la crisis centrado en el trabajo y en los derechos sociales.

Los intelectuales, invocando al espíritu del referéndum contra la privatización del agua del verano de 2011, llamaban a los movimientos sociales y a personas de la sociedad civil a apoyar esa candidatura que, si bien no se va a adherir al PIE, sí se sentaría, en el caso de conseguir algún eurodiputado, en los escaños del Grupo de la Izquierda Unitaria al que pertenecen, entre otros, Syriza, Izquierda Unida, el Parti de Gauche y Die Linke.

Una semana después, Tsipras, de nuevo en Il Manifesto, contestó que aceptaba que se utilizara su nombre siempre que se cumplieran tres condiciones: que la lista se elabore desde abajo, es decir, con los movimientos sociales y la sociedad civil; que no se excluyera a nadie, incluidos los partidos de izquierda alternativa que se quieran sumar; y que debe tener como único objetivo “cambiar los equilibrios en Europa a favor de las fuerzas del trabajo contra las del capital y los mercados. De defender la Europa de los pueblos y poner freno a la austeridad que destruye la cohesión social. De reivindicar de nuevo la democracia”.

Portadas de Il Manifesto

La iniciativa se ha puesto en marcha de forma oficial esta semana en Roma con la visita de Tsipras para la reunión de la Ejecutiva del PIE. El líder de Syriza se ha visto además con los promotores de la lista, con el líder de Rifondazione, Paolo Ferrero,  hoy se reúne con Vendola, ha dado una rueda de prensa en la Asociación de la Prensa Extranjera, ha mantenido una reunión con Enrico Letta, ha visitado la redacción de Il Manifesto y ha participado en una entrevista en La 7.

Rifondazione ya ha dado el sí a participar en las europeas en esa lista, mientras que, por ahora, lo de Sinistra, Ecologia e Libertà no está nada claro, aunque sí han conformado un grupo de trabajo para estudiar la posibilidad. Il Manifesto, en un arrebato de optimismo, calificaba ayer de “milagro” el hecho de que Tsipras haya conseguido que la izquierda política y social italiana se hayan puesto a trabajar juntas con un objetivo común.

Italia ha sido hasta ahora un agujero negro para las aspiraciones de la izquierda europea de cara a las elecciones de mayo. Tengo la impresión de que Tsipras es un total desconocido para la mayor parte de los italianos -la entrevista que le hizo Lilli Gruber en La 7 el otro día es una muestra de ello-, así que  habrá que esperar hasta entonces para saber si el líder de Syriza, con una visita, ha conseguido despertar a una sociedad que cuando se habla de política ya no sabe a dónde mirar.

Es posible que la celebración de la reunión del PIE en Roma y la puesta en escena de Tsipras formen parte de una estrategia concreta para cambiar las tornas. Una estrategia en la que Amato tendrá un papel protagonista: el PIE ha decidido que sea el coordinador de la campaña para las europeas.


Alexis Tsipras en Otto e mezzo

Anuncios

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Marchionne viene a vernos

En la foto de la derecha, junto a Mariano Rajoy, tenéis a Sergio Marchionne, presidente de Fiat. Marchionne pasó el jueves por Madrid para decirle a nuestro Gobierno que Iveco, marca de Fiat Industrial, una de las ramas del grupo Fiat, invertirá 500 millones de euros en las plantas de Madrid y Valladolid y creará 1.200 puestos de trabajo.

No solo eso. “El Plan Industrial prevé también la instalación de un nuevo centro de I+D en la Comunidad de Madrid y el desarrollo y fabricación, en las dos plantas, de nuevos modelos con un alto contenido tecnológico”, según Europa Press.

Para Rajoy, en la semana en la que su “línea de crédito” ha demostrado ser un peligro para nuestra economía y la de toda la zona euro, que llegue un tipo a la Moncloa y le diga que trae 500 millones y que encima va a crear empleo, es un notición.

Para los medios también. Casi todos rebotaron las noticias de agencia:

Elmundo.es: Iveco invertirá 500 millones en España y creará 1.200 empleos

Elpaís.com: Iveco prevé crear 1.200 empleos en Madrid y Valladolid durante cuatro años

Público.es: Fiat anuncia a Rajoy un plan de 500 millones y 1.200 trabajos en Iveco España

Expansión.com: Iveco, a las duras y a las maduras

Intereconomía: Iveco prevé crear 1.200 empleos

Viéndolo así, ¿quién puede no alegrarse? Ah, un momento. ¿He dicho Sergio Marchionne? Vaya.

En 2010, Sergio Marchionne, The car star, también le dio una buena noticia a los operarios de la fábrica de Pomigliano D’Arco, en Nápoles. El mensaje fue el siguiente: o renunciáis al convenio nacional firmado entre sindicatos y empresa y aceptáis el que os vamos a ofrecer nosotros directamente, o no habrá más inversiones.

El trato de Marchionne implicaba un aumento de los turnos de la cadena de montaje con una compensación de 30 euros más de salario al mes, la reducción de los tiempos de pausa y considerar como falta grave un baja pegada al fin de semana o participar en una jornada de huelga.

El dilema para los trabajadores de Pomigliano estaba en aceptar la nueva imposición de la empresa o quedarse sin trabajo. Marchionne se reunió con los sindicatos para explicarles el nuevo modelo y la Fiom, sindicato metalmecánico de la CGIL, se negó a firmar. Fiom se quedó fuera de la fábrica porque dentro de ese nuevo modelo se estipulaba que los sindicatos que no aceptaran e acuerdo perderían el derecho a representar a los trabajadores dentro de la empresa. Más del 70% de los trabajadores de Pomigliano estaba afiliados a la Fiom.

Después de Pomigliano le llegó el turno a la fábrica de Mirafiori, la niña bonita de Fiat en el norte de Italia. El procedimiento fue el mismo. O aceptáis los nuevos acuerdos directos empresa-operarios o se cierra el grifo y me llevo la producción al extranjero. Firmaron. La Fiom se quedó nuevamente sin representación.

¿Qué hizo el Gobierno de Berlusconi mientras tanto? En enero de 2011, con un panorama político incendiado como de costumbre por los escándalos de Il Cavaliere, una economía hundida y un conflicto social a punto de estallar en la calle a causa de los recortes, Berlusconi reconoce que la única manera de que Italia aumente su producitividad es aplicando el modelo Marchionne a toda la industria y ofrece a la oposición un pacto para impulsar el crecimiento económico.

Para hacerse una idea de cómo estaba el ambiente basta ver que Berlusconi no hizo el ofrecimiento en público, sino mediante una carta a Il Corriere della Sera y una serie de videomensajes al más puro estilo dictador en el exilio.

A estas altura Marchionne jugaba a dos bandas. Por un lado presionaba al Gobierno exigiendo una reforma laboral que le diera más flexibilidad a la producción de la Fiat y por otra se reunía con Barack Obama tras hacerse con el control de Chrysler. La idea era: si no me hacéis caso me llevo Fiat a Detroit.

En septiembre, después de dos planes de ajustes brutales, Berlusconi anuncia nuevos recortes y propone la reforma del artículo 8 del estatuto de los trabajadores, dando el primer paso para permitir a las empresas negociar directamente los convenios sin interferencias sindicales. Gracias a la oposición de los sindicatos y a la responsabilidad de la patronal la norma nunca entró en vigor.

La situación política, social y económica siguió deteriorándose en Italia en los siguientes meses y acabó con la dimisión de Berlusconi. Marchionne, antes de final de año, tratando de marcar el camino de la futura reforma laboral del Gobierno tecnócrata de Mario Monti, anunció la suspensión en todas sus fábricas de los acuerdos sindicales, declarando la guerra a la Fiom -y por tanto a la CGIL-, que no había firmado el chantaje de Pomigliano y Mirafiori.

Esto es lo que les dijo por carta a los sindicatos:

“Con el objetivo de reorganizar y armonizar las disciplinas colectivas contractuales de las fábricas […] y de hacerlas cocherentes y compatibles con las condiciones de compettividad y eficiencia os comunicamos la suspensión a partir del 1 de enero de todos los contratos aplicados en el grupo Fiat y de todos los demás contratos y acuerdos empresariales y territoriales vigentes, incluidos los que conllevan la renovación automática una vez terminados, así como cualquier otro compromiso que esté en vigor actualmente”

Además, también anunció por carta su salida de Confindustria, la patronal italiana:

“Fiat ha mostrado desde el inicio su interés por dos medidas que habrían resuelto muchos puntos clave de las relaciones sindicales garantizando las certezas necesarias para el desarrollo económico de nuestro país. Este nuevo cuadro de referencia, en un momento de particular dificultad económica mundial, habría permitido a todas las empresas italianas afrontar la competición internacional en condiciones menos desfavorables respecto a la competencia. Pero con la firma del acuerdo interconfederal del 21 de septiembre se ha iniciado un debate […] que ha redimensionado las espectactivas [de modificación] del artículo 8.

Fiat, que está empeñada en la construcción de un gran grupo internacional con 181 establecimientos en 30 países, no puede permitirse seguir operando en Italia con un cuadro de incertezas que la alejan de las condiciones existentes en todo el mundo industrializado”

Saliéndose de Confindustria y suspendiendo los acuerdos sindicales Marchionne se aseguraba poder hacer con los trabajadores de sus fábricas lo que le viniera en gana.

Es muy posible que los trabajadores de las plantas de Iveco en Madrid y Valladolid estén esperanzados por la nueva inversión pero seguro que no se fían un pelo de Marchionne. En los últimos tres años han sido despedidas 348 personas del grupo. La diferencia es que en España, a The car star, no le ha hecho falta enfrentarse ni al Gobierno ni a los sindicatos.

Podéis echar un ojo a los siguientes enlaces:

Ereiveco.foroactivo.net

El blog del Foro Ere Iveco España

Esta es la evolución del valor de las acciones en bolsa del grupo Fiat desde 2007

Sergio Marchionne se ha embolsado entre 2004 y 2011 255,5 millones de euros, es decir, casi 39 millones al año, lo que corresponde a 1.037 veces el sueldo medio de sus trabajadores.

¿Sabéis dónde tiene sus residencia fiscal? Comienza por Sui y termina por za.

Para terminar, un clásico en Españaland. Maurizio Crozza y su imitación de Marchionne en Italialand

, , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

El efecto Mariano

Una semana después de la elección de Mariano, en noviembre, en Italialand…

IMF Readying Loan of as Much as $794 Billion for Italy

Ayer, en Españaland…

IMF Begins Internal Talks Over Spain Loan

A ambas informaciones les siguió el correspondiente desmentido.

IMF $797 Billion Italy Loan Report ‘Wide of the Mark

Spain Says It Has Months to Raise Bank-Bailout Funds

Mariano ha conseguido en seis meses que España tenga más probabilidades de acabar a la griega que Italia. Yo lo miro por el lado bueno. Se acerca el verano y las noticias escasean. El calor de los mercados y la estatura de la prima van a ser un subidón.

, , , ,

Deja un comentario

La lavadora de Tremonti

Cuando escucho a Cristóbal Montoro hablar de las propiedades mágicas que tendrá para la economía española el gravamen la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno se me escapa una sonrisa nerviosa. Sobre todo si pone el caso de Italia como un ejemplo ejemplar.

En 2009, el exministro de Economía italiano, Giulio Tremonti, tuvo una ideaca: reeditar el scudo fiscale que él mismo había aplicado en 2002 y proponer a los evasores darle un lavado de cara al dinerillo negro que tuvieran en el extranjero a cambio de un impuesto del 5% para los más rápidos, o de entre el 6% y el 7% para los más perezosos.

El 29 de diciembre de 2009 el Ministerio de Economía emitía un comunicado que dejaría ojipláticos a los italianos

95 y 98. Con estos dos números se puede sintetizar el primer balance de la operación “repatriación de capitales en Italia”.

El volumen de las operaciones es de 95.000 millones de euros (equivalentes a 190.000 millones de las antiguas liras). De este volumen, el 98% son repatriaciones efectivas en Italia.

Son números que marcan un éxito extraordinario, símbolo de la fuerza de nuestra economía y de la confianza en Italia. Y también de inteligencia. El compromiso de los principales países del G20 va orientado en la dirección de que “el tiempo de los paraísos fiscales ha terminado para siempre”. Llevarse o guardarse el dinero en los paraísos fiscales ya no es productivo ni económicamente ni fiscalmente. El rendimiento es mínimo y el riesgo es máximo.

[…]

[Una nueva victoria del berlusconismo] [Risas nerviosas enlatadas]

Esos 95.000 millones emergidos en la fase 1 se convirtieron en un total de 105.000 con la ampliación de la amnistía hasta marzo de 2010 según el Gobierno. El Estado recaudó  5.600 millones gracias a la operación “repatriación de capitales en Italia”.

Pero para el Banco de Italia las cuentas no cuadraban y tenían truco. Según el instituto que gestionaba entonces Mario Draghi, la cifra total emergida era de 85.000 millones (Super Mario 2 estimó que no valía lo de contabilizar las obras de arte, las casas o los yates de lujo). Y sólo el 60% había vuelto efectivamente a Italia.

¿Qué pasó? Tremonti ofreció tres modalidades a los evasores. La regularización, que consistía en permitir que el capital no declarado siguiera en el extranjero siempre y cuando estuviera en países de la Unión Europea; la repatriación real, es decir, los evasores volvían al país con las maletas cargadas; y la repatriación jurídica, que consistía en que un intermediario en Italia debía asumir la gestión administrativa de la suma amnistiada sin necesidad de que el evasor en cuestión tuviera que trasladar físicamente los billetes. Es decir, el Ministerio se apuntaba el tanto porque tenía controlada la pasta, pero la pasta se quedaba en el paraíso.

En julio de 2011, en plena marejada del euro, el Gobierno Berlusconi aprobó un plan de ajustes de 47.000 millones. Un mes después, los mercados le dijeron que tenía que recortar más si no quería acabar como Grecia y a Tremonti se le iluminaron los ojillos. ¿Y si preparamos otro scudo como en los viejos tiempos?, pensó.

La Comisión Europea se olía por dónde iban los tiros y avisó a Italia de que no podía basar el nuevo paquete de austeridad en la lucha contra el fraude [léase, otro eufemismo tan de moda] porque -teniendo en cuenta el historial italiano y a su Gobierno- las previsiones nunca se corresponderían con lo recaudado al final.

Monti, nada más aterrizar, pensó en intentar colársela a Bruselas pero luego recapacitó y aprovechando que las amnistías de Tremonti habían sacado a la luz a unos cuantos tramposos decidió hacerles pagar un 1,5% adicional en el nuevo ajuste de diciembre.

No esta mal, pero sabiendo que el Tesoro sabe que en Suiza hay al menos 100.000 millones de euros de evasores italianos, bien se podía haber firmado un acuerdo como hicieron en su momento Reino Unido y Alemania.

Montoro pensará que gravando el 10% sacará un buen pico. Y que Italia es buena prueba de ello. Lo podrá llamar regularización, gravamen o actualización de los estados económicos de los españoles por el mundo si quiere. Mis nociones económicas son bastante flojas pero para mi, como el caso italiano, esto sigue siendo una forma indiscriminada de reciclar dinero, de reírse a la cara del contribuyente que paga sus impuestos y, por qué no, una sugerencia de que que en el futuro, si a uno le da por llevarse sus ahorros a Suiza o a las Islas Caimán, siempre estará a tiempo de meterlo en la lavadora del Estado cuando le convenga pagando una comisión por el detergente.

Me convencería si el “gravamen” fuera, por ejemplo, del 50%. Ah, no, que así nadie querría apuntarse a la amnistía. Claro, pero sí ganaría más puntos para llamarse lucha contra la evasión fiscal.

Por último, desconozco si el Gobierno piensa diferenciar la proveniencia de ese dinero negro (se agradecen aclaraciones). Porque no es igual vender una casa por 40 millones más 10 millones en negro y llevártelos a un paraíso, que traficar con armas, droga o personas. Sí, España no es Italia (otra frase de moda) Pero estoy convencido de que los clanes mafiosos metieron unos cuantos centrifugados extra a la lavadora de Tremonti.

———————————–

No os perdáis esta infografía de Linkiesta.it sobre la tradición de las amnistías -de todo tipo- en la historia de la República italiana.

, , , , , , , , , , ,

1 comentario

Papi sigue pagando

La absolución por prescripción en el caso Mills ha sumido en un extraño silencio a Silvio Berlusconi. El Cavaliere ha reducido el número de apariciones públicas al máximo y últimamente todas sus declaraciones han girado en torno a la trayectoria deportiva del Milán. El sábado, eso sí, tuvo tiempo para hacer una interpretación clásica del motivo de la dimisión de Umberto Bossi.

“Es un golpe directo al corazón. Estoy profundamente dolido. Nada será como antes, todo cambiará. Contra Umberto y la Liga se ha puesto en marcha una operación político-judicial.

Ha terminado también él en la trituradora de la Justicia, pero detrás de todo esto hay un fin político. Es una película que conozco de sobra. Después de mi, le toca a él. Justo a un mes de las elecciones locales”.

Un Berlusconi mudo era lo que menos nos podíamos esperar teniendo en cuenta cómo le están yendo las cosas a Monti. Ha debido pensar que era mejor estar callados y dejar que el profesor se descalifique solo con su proyecto de ley para la reforma laboral -aún no aprobado- y los pequeños conatos de incidente diplomático con España por sus comentarios sobre la salud de nuestra economía.

Pero hay ciertas costumbres que Berlusconi no ha perdido. Il Corriere della Sera publica hoy que el Cavaliere ha seguido pagando grandes sumas de dinero a Nicole Minetti y las gemelas Inma y Eleonora De Vivo. La primera, si no os acordáis de ella, es consejera regional del Pueblo de la Libertad en Lombardía, exhigienista dental de Berlusconi y exbailarina de varios programas de Mediaset.

Además de esto, está imputada en el caso Ruby por inducción a la prostitución porque, según los fiscales, se encargaba junto a Lele Mora y Emilio Fede de reclutar a las jóvenes que asistían a las fiestas bunga bunga de la mansión en Arcore.

Inma y Eleonora son dos testigos clave del caso Ruby ya que participan en las fiestas elegantes de Papi Silvio desde tiempos inmemoriales.

Según los datos que ha proporcionado la Unidad de Información Financiera del Banco de Italia a la Fiscalía de Milán, Berlusconi hizo varias transferencias por un valor total de 127.000 euros a las tres jóvenes entre octubre y julio de 2011, cuando el juicio ya estaba en marcha.

En un comunicado, el abogado del Cavaliere, Niccolò Ghedini, ha explicado así la información sobre las transferencias.

“En relación con la información publicada hoy por el Corriere della Sera queremos dejar claro que se trata de sumas de dinero claramente efectuadas mediante transferencias bancarias, totalmente trazables, desde una cuenta personal del Presidente Berlusconi.

La relación entre las transferencias y que las beneficiarias sean testigos del proceso conocido como Ruby es absolutamente espuria y no tiene ningún fundamento.

Por otra parte, es normal y no hay ningún problema si existen relaciones económicas entre personas investigadas, imputadas o testigos de un proceso. Solo hay que pensar en el caso de que el dueño de una empresa citara a declarar como testigos a algunos de sus trabajadores o familiares.

En realidad, el presidente Berlusconi con la generosidad que le caracteriza ha decidido ayudar, en total transparencia a unas personas que, por culpa del embrollo mediático creado sobre la base de un proceso inexistente, están pasando por un momento de dificultad familiar, profesional y económica.

No tiene nada de malo mientras esos testigos -en este caso no son ni familia ni trabajadoras reconocidas- no falsifiquen sus testimonios en favor de la persona que les paga. Eso hizo David Mills y fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por haber aceptado los sobornos de Berlusconi para testificar a su favor en dos juicios. El abogado británico no los cumplió porque el delito había prescrito.

Justo lo que le pasó a Berlusconi en su juicio como sobornador. Quién sabe si con el caso Ruby pasará exactamente igual.

, , , , , , , , , , , ,

5 comentarios

Appia Antica

, , ,

Deja un comentario

Viejos monstruos y padanos viejos

Viendo las portadas de los medios españoles después del batacazo de la bolsa ayer y el arreón de la prima de riesgo uno se queda un poco descolocado.

Está el modelo “El pan nuestro de cada día”: El País y La Vanguardia

Está el modelo “Aquí no ha pasado nada”: -Siempre- La Razón

Y está el modelo “Vamos a morir”: El Periódico

La prensa italiana opta, sin medias tintas, por este último, evocando los viejos monstruos del verano pasado.

  • La Bolsa cae y récord de la prima de riesgo, la crisis no acaba nunca
  • Vuelve la amenaza de la prima de riesgo
  • Cae la bolsa, sube la prima: Monti es inútil
  • Marcha atrás
  • Se hunde la bolsa, sube la prima. Los partidos van a ver a Monti

¿Tan bien estamos en España? ¿Tan mal está Italia? ¿Ha cambiado realmente algo?

Los viejos monstruos del mercado siguen ahí. Pero algo ha cambiado en Italia, sí. Como bien dice Iñaki Díez, el beso de judas.

¿Quién podía pensar que alguna vez la Liga se desharía del padano viejo por excelencia? De alguna manera, el país se ha librado al menos de uno de sus viejos monstruos.

, , , , , , ,

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: