El estilo de vida europeo

Foto: @sirarego

La nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anunció ayer la creación de una Vicepresidencia en el Ejecutivo comunitario que, bajo el nombre de Protección de Nuestro Estilo de Vida Europeo, asumirá, entre otras cosas, las políticas migratorias de la Unión Europea. Las instituciones europeas están haciendo un esfuerzo sobrehumano por resignificar la marca UE desde hace mucho tiempo. Es complicado conseguir una cifra exacta sobre la inversión en publicidad, marketing, relaciones públicas y comunicación corporativa de Bruselas, pero la calidad de las campañas, el espacio que ocupan, el despliegue en redes sociales y su resultado -la participación en las elecciones europeas del pasado mes de mayo fue la más alta de toda la historia- hacen pensar que no debe ser precisamente baja.

La imagen de la UE como espacio de integración se ha visto muy debilitada en la última década por diferentes motivos. El más importante, sin duda, ha sido la gestión de la crisis, las políticas de austeridad, el aumento de la desigualdad, la pobreza, la precariedad y el paro que han generado. Pero en los centros de toma de decisiones de Bruselas ese periodo se ha dado por cerrado de una forma artificialmente positiva, sin que casi nadie haya asumido los errores.

Uno de los que sí lo hizo fue Jean-Claude Juncker, quien en su despedida de la Comisión Europea entonó el mea culpa por la forma en la que Bruselas y los ministros del Euro trataron a Grecia y al Gobierno de Alexis Tsipras. La disculpa “no fuimos solidarios con Grecia, insultamos a Grecia”, en cualquier caso, sabe a poco viniendo del expresidente del Gobierno de la UE que puso de rodillas a todo un país que había votado mayoritariamente ‘no’ a lo que le proponía la UE.

El cierre en falso de la crisis, sin embargo, no ha parado la sangría institucional. El Brexit, la emergencia humanitaria en el Mediterráneo y el auge de la extrema derecha han hecho resquebrajarse los cimientos fundacionales de la UE. Y el resultado, como contraposición a cualquier crítica al proyecto europeo, ha sido el surgimiento de un nacionalismo europeísta que pone el inquebrantable orgullo de ser europeo como piedra angular de un imaginario en el que el diferente se convierte en enemigo común.

Es un euronacionalismo ciego, porque no ve alternativa posible a las recetas neoliberales que la UE ha aplicado desde su fundación y que nos han traído hasta aquí. Es un euronacionalismo cínico, porque el objetivo de esas políticas es el contrario al que dice tener. Pero además es un euronacionalismo poderoso y hábil, porque a través de la palabra y el discurso está consiguiendo imponer su doctrina y hacer que parezca bonita.

¿Quién puede estar en contra de que haya una vicepresidencia de la Comisión que se dedique a la Protección de Nuestro Estilo de Vida Europeo? Si analizamos la expresión, “Nuestro Estilo de Vida Europeo” es un concepto positivo. Formamos parte de sociedades ‘avanzadas’ de una Unión donde, por lo general, se respetan los derechos fundamentales. Nuestro estilo de vida es bueno, por lo tanto, necesitamos que eso siga siendo así y que la Comisión Europea trabaje en nuestra protección. Si los estadounidenses tienen su American way of life, ¿por qué no vamos a tener nuestra European way of life?

Hay un problema. Von der Leyen ha eliminado la cartera de Migraciones y ha pasado parte de su gestión a la Vicepresidencia para la Protección de Nuestro Estilo de Vida Europeo. Es decir, la nueva Comisión, va a seguir desplegando las políticas migratorias que provocan muertes a diario en el Mar Mediterráneo, costean centros de detención en Libia y Turquía, criminalizan a las ONG que salvan vidas y no respeta el derecho internacional al asilo. Pero lo hará para proteger el European way of life.

Como el uso del lenguaje de esta Comisión Europea no es aleatorio, se sobreentiende que Von der Leyen cree que nuestro estilo de vida está siendo atacado por las personas migrantes y refugiadas y que por eso hay que protegerlo. ¿A quién le hemos escuchado esto en alguna ocasión? A VOX, sí. Y al exministro de Interior italiano Matteo Salvini. Y a Marine Le Pen. Y a Viktor Orban.

La Comisión de Von der Leyen, por tanto, va a hacer lo mismo que la anterior: aplicar y promover políticas racistas y xenófobas, asimilando las propuestas de las organizaciones de extrema derecha que dice despreciar. La única diferencia con el Ejecutivo de Juncker es que esta Comisión Europea, al menos, es capaz de maquillar el lenguaje para no provocar el espanto generalizado de la opinión pública.

Pero que no se olvide. Von der Leyen es hoy presidenta gracias al apoyo de partidos como el de Orban y el nombre de esa vicepresidencia es una concesión clara. Como lo es que haya propuesto para llevar las tareas de Vecindad y Ampliación de la UE al candidato de Hungría, Laslo Trocsanyia. Ese país es hoy en día uno de los más reaccionarios de la UE y su comisario va a supervisar que los futuros estados que quieran formar parte de la Unión cumplen, por ejemplo, los derechos fundamentales.

No hay nada que nos diga que el resto de carteras con nombre novedoso que ha presentado Von der Leyen no esconden exactamente lo mismo: Pacto Verde Europeo, Era Digital, Democracia y Demografía, Valores y Transparencia, Cohesión y Reformas, Innovación y Juventud, Medioambiente y Océanos, o Una Europa más Fuerte en el Mundo.

Estos días, en las puertas del Parlamento Europeo hay una gran pancarta con la imagen de Von der Leyen que dice “en unas elecciones libres y justas, el poder de la gente determina qué gente está en el poder”. La nueva presidenta de la Comisión Europea no ha pasado por las urnas, ha sido elegida a dedo por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE. Es un buen despliegue de marketing político, una gran operación de lavado de cara de una institución herida de gravedad. Pero no es suficiente. Si la UE no cambia el rumbo de sus políticas y empieza a llamar a las cosas por su nombre, a los eslóganes puede sucederle, esta vez sí, la extrema derecha. Y su estilo de vida ya sabemos cuál es.

Un culo siempre es mejor que una noticia

Libero se ha apuntado a la última moda de los periódicos berlusconianos: sacar en su portada a alguien en pelotas para acusar a la izquierda de moralista por creer que es impropio de un primer ministro tener una red de prostitutas a su disposición, algunas de ellas menores.

Hoy le ha tocado la lotería a Romano Prodi y el calendario que unas cuantas chicas ligeritas de ropa le dedicaron en 2008. El texto de la noticia no es menos hilarante y recurre a la matraca de la prensa del régimen estos días atacando al diario L’Unità de Concita de Gregorio, por usar a una chica en minifalda para una campaña de publicidad creada por Oliviero Toscani. Da igual las veces que la directora les haya explicado a los honorables libertarios el significado de la minifalda en la liberación femenina. En el fondo, es una máxima del berlusconismo: repetir una mentira las veces que sea necesaria para convertirla en verdad.

El adalid de este tipo de ataques es Il Giornale, que consiguió superarse hace unos días sacando una foto del líder de Izquierda, Ecología y Libertad, Nichi Vendola, desnudo en una playa en 1979.

Las portadas dicen precampaña

 

Portada Il giornale, 1 de febrero de 2011
Portada Il giornale, 1 de febrero de 2011

Il Giornale: Berlusconi cambia el paso y anuncia liberalizaciones, menor fiscalidad, reglas más simples…. Pero la oposición no está. Los falsos democráticos rechazan el diálogo. La última ocasión perdida del PD.

———-

 

Portada diario Libero, 1 de febrero de 2011
Portada diario Libero, 1 de febrero de 2011

Libero, más dramático (debajo de lo del transexual y el ex presidente regional del Lazio): La izquierda quiere que demos el oro a la patria.

Berlusconi, con su propuesta de ayer, ganaba o ganaba.

Menos mal que hay quien se acuerda del bunga bunga de vez en cuando. Si no, esto sería muy aburrido.

Amnesia transitoria o precampaña

BerlusconiResumen de un día (más) surrealista. O no.

1.- La oposición, el presidente de la República, Bruselas, el FMI y la patronal, llevan semanas recordando a Il Cavaliere que la recuperación económica corre el riesgo de convertirse en una quimera.

2.- Justo las semanas en las que sólo se habla del caso Ruby (que pueden ser dos meses).

3.- En su tercer videomensaje el viernes, Osama bin Silvio, resume los logros de su Gobierno y asegura que nunca subirá los impuestos a las familias mientras siga siendo primer ministro.

4.- Después de 15 días convertido en el sultán de Arcore, vuelve a ser primer ministro, se olvida de los jueces, y de pronto se da cuenta de que la economía italiana va mal. Idea: ofrecer un gran pacto económico de legislatura al Partido Democrático para afianzar el crecimiento económico.

5.- Modus operandi: Carta a un periódico suyo Il Corriere della Sera, de centroderecha moderado, tradicional, cuyos lectores son potenciales votantes de Fini y el Terzo Polo. A Fini no le dice nada por un día.

6.- Bersani le dice que se le da mejor hacer el sultán y que ya, si eso, le mande un e-mail. Fini comunica.

7.- Comunicado de Berlusconi. Bersani es un “insolente” y un “irresponsable”. Il Cavaliere advierte: “Los saboteadores tendrán que enfrentarse al voto”. “Mi propuesta es la única seria”.

8.- Reacciones de los voceros: “No quieren hablar con él porque dicen que no se dedica a sus funciones de Gobierno y cuando habla de crecimiento económico, como mandan sus funciones de Gobierno, tampoco quieren hablar con él”. [Traducción a salto de mata de Alfano, escudo humano de Berlusconi].

9.- ¿Qué era el bunga bunga? Berlusconi, hombre preocupado por los problemas del país.

10.- ¿Amnesia transitoria? No, precampaña. Yes we can.

Veremos las portadas del régimen mañana.