Entradas etiquetadas como lele mora

Historias del berlusconismo tardío (II)

El 6 de septiembre de 2010 Imane Fadil sentía pena por Silvio Berlusconi. Acababa de salir de una “cena elegante” en Villa San Martino, la mansión del Cavaliere en Arcore, y recibió una llamada de Emilio Fede.

El EXdirector del TG4, los informativos de Rete 4 (Mediaset), le preguntó qué tal había ido la velada. “Pobre, estaba cansado, se quería ir a dormir y se le han metido todos en la piscina, a dar el coñazo, a cantar…”, respondió ella.

Marysthelle García Polanco*, modelo, exmeteorina (presentadora del tiempo), olgettina, bailarina y azafata, se había llevado a unos amigos a la cena y la estaban liando. El Cavaliere durmió poco y mal aquella noche.

Fadil, 27 años, modelo y marroquí – como Karima el Mahroug-, es una testigo clave en el juicio paralelo por el caso Ruby, en el que están siendo procesados Nicole Minetti, Lele Mora y el propio Fede por inducción a la prostitución. [Por otra parte se desarrolla el proceso a Berlusconi por prostitución de menores y abuso de poder]

Lo es por dos razones: es una de las pocas jóvenes (de las 32) que se ha constituido como parte lesa -es decir, acusa a los tres imputados de haberle inducido a prostituirse con el exprimer ministro- y nunca ha cambiado su testimonio.

Y su testimonio, aunque escabroso, es muy válido para desmontar a la máquina de propaganda berlusconiana. De Fadil, además de que su nombre aparecía en los pinchazos telefónicos del sumario (de ahí viene la conversación con Fede del principio), se sabía bien poco hasta que el 9 de agosto de 2011 se presentó en el Tribunal de Milán para hablar con Ilda Bocassini, una de las fiscales del caso.

“Nicole [Minetti] estaba guapísima vestida de monja. Entró en el escenario, el famoso de la barra de lap dance. Hizo un baile y un striptease. Un espectáculo muy bonito, de veras. Cuando estaba desnuda, el presidente se le acercó, cogió el crucifijo de madera que tenía en el cuello y dijo: “Que dios santo te bendiga”; después le pasó el crucifijo en la cabeza, entre las piernas y entre los senos”

Era su primera noche en Arcore. Había llegado con Lele Mora. Antes de irse, Berlusconi le invitó a entrar en una habitación y le regaló un collar y un sobre con dinero. Barbara Faggioli y Nicole Minetti se quedaron allí a dormir. A las siguientes cenas volvió con Emilio Fede. Así lo contaría después en una entrevista a Servizio Pubblico.

En otra entrevista, esta vez con Il Fatto Quotidiano, Fadil explicó por qué había decidido no seguirle la corriente a las otras jóvenes que no han querido demandar.

“No aguanto más que se me trate como una que se ha vendido en Arcore. No me interesa el dinero, me interesa mi dignidad. Participé en algunas fiestas en casa del presidente pero no hice nada malo. Acabé metida en esta historia y me he tenido que encerrar seis meses en casa”.

“Nadie me da trabajo ya. Así que he decidido hablar y contar lo que he visto porque  no quiero que ganen las personas que denigran a las mujeres, que convencen a las chicas de que pueden desarrollar su carrera, no por la meritocracia sino por putocracia [Mignottocrazia, término acuñado por el diputado Paolo Guzzanti y título de su libro sobre cómo ha transformado la vida política y democrática Silvio Berlusconi]”

También aportó detalles sobre cómo funcionaba el reclutamiento y las cenas

“Empecé a rodar un videclip con Nina Senicar y un tal Dj Ben, patrocinado por Lele Mora [Ben DJ, nos podemos imaginar cómo era el vídeo] que me preguntó si quería ir a tomar un café a Arcore. Acepté: ¿Por qué no ir a tomar un café con un señor que tiene tres televisiones? ”

“¿Nicole Minetti? Era la que organizaba las fiestas, lo sabíamos todas, La señora hacía de administradora, pero yo intentaba no acercarme a ciertas personas. De hecho en los pinchazos no hay una sola conversación mía ni con ella ni con otras chicas […] Yo solo miraba por mis intereses. Me habían ofrecido trabajar para el canal del Milan y era todo lo que me interesaba”

“Después de la primera vez siempre fue Emilio Fede el que me llamaba y me llevaba a las fiestas en su coche”.

Ayer Imane Fadil acudió a declarar al juicio y la joven no defraudó. Le contó a las juezas que las chicas que se quedaban a pasar la noche “cobraban mucho más dinero”. Y que obviamente se quedaban allí “por sexo, porque las chicas luego se quejaban y tenían miedo de haber contraído alguna enfermedad. Pero todas hacían lo que fuera para quedarse allí”. Según su testimonio, Ruby podía “vengarse y meter en muchos problemas a Berlusconi” porque tenía “vídeos y fotos muy comprometedoras de las fiestas”.

La joven denunció haber sufrido presiones de un hombre para que cambiara su versión de los hechos y aceptara acudir a Arcore a una reunión (Muchos medios han denunciado cómo Berlusconi y sus abogados llevaron a todos los involucrados a la mansión para definir la estrategia de la defensa y para tomarles testimonio).

“Encontré a este hombre cerca de mi casa y me dio un teléfono no interceptable para preparar un encuentro en Arcore, pero yo no quise”, explicó. “Me dijo que estaba cabreándose porque había organizado varias citas y yo no había ido nunca y en ese momento decidí no volver a responderle al teléfono”.

Además de la historia de las monjas y el sobre de Berlusconi, también contó que Faggioli una noche se disfrazó de Ronaldinho. Llevaba una careta del futbolista, la camiseta del Milan y por debajo, solo un tanga. Todo muy elegante.

Como Fadil, Ambra Battilana y Chiara Danese han decidido demandar a los tres imputados. Otras dos jóvenes, Barbara Guerra e Iris Berardi, solo lo han hecho contra Nicole Minetti. Berardi, por cierto, también era menor cuando empezó a ir a Arcore.

————————–

* Esta entrevista que le hizo Miguel Mora a Marysthelle Garcia Polanco no tiene desperdicio.

En este vídeo, “Vamonos pal bunga bunga” versión Marysthelle

Anuncios

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Osama bin Silvio

Ha pasado más de un mes desde mi último post, pero Il Cavaliere no da un respiro y es difícil seguirle la pista al blog. Voy a tratar de hacer un resumen con titulares que van desde el corte de manga de Libero y la compra de diputados hasta hoy.

El Constitucional tira el escudo jurídico de Berlusconi (13/1/2011)

Berlusconi, investigado por prostitución de menores (14/1/2011)

La fiscalía tiene pruebas de que Berlusconi pagaba a las jóvenes (15/1/2011)

Berlusconi trata de defenderse diciendo que tiene novia (17/1/2011)

Iglesia y oposición piden a Berlusconi que dimita (18/1/2011)

La libido de Il Cavaliere hunde su imagen pública (19/1/2011)

El Vaticano pide más moralidad a Berlusconi (20/1/2011)

El número de teléfono de Berlusconi acaba en Internet (21/1/2011)

Bien, ahora os explico. Hace diez días la Corte Constitucional se pronunció sobre el Legítimo impedimento. Esto es la ley que permitía a Berlusconi ausentarse de los tres juicios que tiene pendientes por evasión de impuestos, soborno, y blanqueo de capitales, (Mills, Mediatrade, Mediaset) hasta conseguir su prescripción, por el simple hecho de ser primer ministro y estar ocupado en las labores del Estado.

El Constitucional tenía que pronunciarse justo después de la moción de censura, pero ante el clima social y político que se había creado, decidió retrasarlo hasta enero para no interferir. Es posible que si no hubiera esperado ahora no estaríamos hablando de todo lo que ha pasado esta semana, porque ello habría adelantado o la dimisión del premier, o las elecciones. Pero no lo hicieron, y vinieron los reyes magos (aquí la befana) y le quitaron la inmunidad.

Karima el Mahgroug, Ruby 'Robacorazones', la nieta de Mubarak. AFPAl día siguiente, la fiscalía de Milán anunció que llevaba desde el 21 de diciembre investigando a Berlusconi por prostitución de menores y abuso de poder. ¿Cómo es posible? ¿Os acordáis de “Cuando el problema no es irse de putas“?

Sí. Ruby, la chica marroquí que Berlusconi liberó de una comisaría en mayo del año pasado porque tiene “un gran corazón” y porque “es mejor ser un apasionado de las mujeres guapas que ser gay“. Pues la fiscalía investigó la manera tan curiosa en que fue liberada la chica, aquello de la nieta de Mubarak y el encontronazo diplomático, y sobre todo, empezó a investigar a la propia Ruby y a Nicole Minetti.

Los magistrados de Milán se encontraron con una cosa que no estaban buscando. Si andaban detrás de algo era de un posible delito de abuso de poder del primer ministro. Debieron de pensar que era el típico movimiento absurdo y despótico de Berlusconi, pero aunque fuera Berlusconi, tenía que ser denunciado. Claro, se encontraron con que el abuso de poder o la concusión, lo hizo para ocultar algo mucho más grande. Algo que todos imaginábamos porque habíamos visto vídeos y fotos y sabemos cómo se comporta el señor. Berlusconi mandó liberar a Ruby para esconder que mantenía relaciones sexuales con ella. Y no sólo con ella, porque Ruby era una más del harén de Il Cavaliere que Minetti, Lele Mora y Emilio Fede le proporcionaban.

Mis conclusiones vienen de leer el informe de 389 páginas que la fiscalía de Milán envió al Parlamento el pasado lunes. Lo envió al Parlamento para que una comisión de 21 diputados decidiera si le daba permiso para registrar las oficinas de Giuseppe Spinelli, el contable de Berlusconi que realizaba parte de los pagos a las prostitutas. Lo leí, porque el martes por la tarde acabó colgado en Internet íntegro por la web Dagospia, una especie de WikiLeaks de barrio.

Como llevo toda la semana inmerso en el mundo pornográfico de Berlusconi me voy a ahorrar reproducir los episodios de casquería (si queréis aproximaros al harén podéis echar un vistazo a estos enlaces: 1, 2, 3 y 4). De la investigación de la fiscalía se desprende que Ruby pidió 5 millones de euros a Berlusconi a cambio de estar calladita y que éste, según la chica, aceptó. Digo según la chica porque esta es la parte en la que más tendrán que trabajar los fiscales. Es de suponer que si se han dedicado a registrar las llamadas telefónicas de más de una veintena de personas también lo habrán hecho con Berlusconi, porque si no, me temo que la trama se les cae abajo. En el informe no constan, supongo, por tratarse del primer ministro.

También se demuestra que Berlusconi hace fiestas con prostitutas en casa y que al final de la noche elige a una o varias y a las demás las obsequia con regalos (Esto es pecado pero no es delito en Italia). Sí lo es que Minetti, Mora y Fede lleven a las chicas a la mansión de Arcore, se llama inducción a la prostitución, y por eso también están siendo investigados.

Asimismo, queda bastante claro que Spinelli pagaba a las jóvenes y a algunas las obsequiaba con apartamentos en Milano Due, el primer pelotazo de Berlusconi y sobre el que hay muchísima literatura. Berlusconi decidió descender a los altares de la política porque la policía andaba detrás del complejo. Digamos que la Cosa Nostra le había prometido protegerlo a cambio de ciertas contribuciones económicas y un poco de vista gorda cuando llegara al poder. Lo último que se sabe del caso es que Marcello Dell’Utri fue acusado en noviembre de ejercer de mediador entre mafia y Cavaliere en los primeros años del imprenditore. Como el que pagaba el impuesto revolucionario era Dell’Utri, pues Berlusconi está limpio. (Esta semana un arrepentido de la mafia acusó a Berlusconi de estar detrás de los atentados del 93 en Florencia. También dijo que un año después, en Sicilia, todos, se supone el clan, estaban obligados a votarle porque había prometido eliminar el artículo 41 bis de la ley. Es un artículo que habla de cómo se comportarán los encargados de prisiones en el caso de motín. Pero la semana iba de tetas así que poco o nada se dijo)

A partir de aquí las cosas se le han ido de las manos a todo el mundo. Durante una entrevista a Nadia Macrì, prostituta de lujo reconocida y presunta asistente a las serate de Arcore, apareció en el programa de Michele Santoro, Annozero, en Rai 2. En un momento de la entrevista el periosdista Sandro Ruotolo dejó ver parte del número de teléfono de Il Cavaliere, que Macrì tenía apuntado en una libreta. Claro, con el informe de la fiscalía repleto de registros de llamadas faltó tiempo para que, juntando los primeros números que dejó al aire Ruotolo, con las últimas cifras de los papeles remitidos al Parlamento, comenzara a circular por Internet el número de móvil personal de Berlusconi.

Personalmente creo que es una cagada de Santoro muy grande y que le van a cerrar el programa por ello. El Parlamento tiene mucho poder de decisión sobre la continuidad o no de los programas de la televisión pública gracias a otra de esas leyes de el premier. Y Daniela Santanchè, la Sarah Palin italiana (que una vez dijo que no aconsejaba a las mujeres votar a Berlusconi porque éste sólo las ve “en posición horizontal, y hoy es su más ferviente defensora), estaba en el plató y avisó a Santoro de que las cosas no se iban a quedar así. Mientras Annozero lucha por sobrevivir hoy ha llegado el contraataque de la prensa de Berlusconi. El diario Libero saca en portada el número de Santoro. Me voy a limitar a poner el enlace a la página porque no quiero contribuir a otra ida de olla más, propia de una república bananera.

Volvamos al principio. La fiscalía citó a declarar a Berlusconi cualquier día entre el 22 y el 24 de enero. Fueron así de considerados para que Il Cavaliere no pudiera decir que estaba ocupado. Además iniciaron los trámites para juzgarlo por la vía rápida. Si no hay recurso, el juicio sería a mediados de febrero, pero teniendo en cuenta cómo trabajan los abogados de Berlusconi, la cosa va para largo. Ayer los defensores legales de Berlusconi dijeron que no va a declarar. La coartada que utilizan es que Arcore está en el municipio de Monza y no en el de Milán, por lo que la fiscalía milanesa no sería competente para llevar el caso. Los magistrados dicen que el delito más grave aquí es el de concusión y que eso tuvo lugar en Milán, en la comisaría.

¿Cómo acabará todo? Creo que con elecciones. Berlusconi no va a dimitir nunca y como en su partido no hay una sola voz discordante que pueda iniciar una revuelta para echarlo, se volverá al Parlamento. Y si no ha conseguido comprar a los diputados suficientes para tener una mayoría estable, entonces no habrá más que rascar.  ¿Cuándo? La primera semana de febrero se vota el Federalismo Fiscal, una reforma de los ayuntamientos propuesta por la Lega Norte que analizaremos otro día, pero que es el requisito indispensable para que Umberto Bossi siga siendo el único aliado de Il Cavaliere.

¿Y el titular? No es mío, es de Il Fatto Quotidiano, pero representa a la perfección el día a día de Il Cavaliere desde que empezara el año. Ha reducido sus comparecencias a mandar videomensajes caseros en montañas lejanas para atacar a los jueces, a la prensa y a la oposición. Su yihad particular va contra la magistratura. Es normal, porque el Al-Andalus de Berlusconi se ha resquebrajado y tiene que recuperarlo a toda costa. En Italia hoy sólo falta la mujer barbuda para cerrar el circo.

, , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios

Cuando el problema no es irse de putas (y III)

Lele Mora ha configurado a lo largo de los años el denominado “sistema de las cenas”. Un negocio del que tanto él como las estrellas emergentes o las pre estrellas de la televisión italiana, han sacado jugosos beneficios. Él, porque aumenta su fama de cazatalentos (masculinos o femeninos) y porque su ojo clínico no defrauda nunca a las exigencias de las personas que asisten a los eventos berlusconianos. Ellas (en su mayoría, aunque también ellos), porque a cambio de favores sexuales consiguen contactos con el mundo de la política, los negocios y la televisión que les sirven de trampolín.

Y como se pudo comprobar en los vídeos difundidos el martes por la noche por el semanal Oggi, el trasvase de bellezas a casa de Silvio Berlusconi no es muy complicado. Basta con subirse al Mercedes de Lele Mora para tener acceso al cielo de Arcore.

Ruby es un producto más de este sistema. Después de salir de comisaría e irse a casa de su supuesta amiga Michèlle, pasó unas semanas allí. Las dos chicas discutieron y la policía la volvió a detener. En comisaría no fue Nicole Minetti, sino el propio Lele Mora el que la recogió diciendo a los policías que a partir de ahora podría vivir con él cuanto quisiera.

Mora le consiguió un trabajo de gogó en un local de Milán, en el que Ruby, aún menor de edad, exhibía su cuerpo fingiendo orgías en un escenario. A cambio de los shows, Ruby podí pernoctar en los apartamentos que el dueño de la discoteca pone a disposición de sus chicas. Un final demasiado escabroso para la chica que dijo una vez que querría ser policía.

Es cierto que Ruby nunca pareció una chica centrada. Se fugó de casa de sus padres diciendo que su padre no podía aguantar que se hubiera convertido al catolicismo y la pegaba. Llegó a una casa de acogida para menores, de donde se fue a las pocas semanas. Luego pasó por otro de estos centros, de donde también se fugó. Y acabó cayendo en el sistema de las cenas.

Pero volviendo a la reflexión del primer post. El problema ya no es sólo que Berlusconi presione a la Policía, que la persona que se iba a hacer cargo de la chica se lave las manos o que el Gobierno diga que el primer ministro hace esto por tener un gran corazón. El problema son las consecuencias que tienen para las personas y para la imagen y la proyección internacional de todo el país, los tejemanejes de Il Cavaliere. El problema o la incongruencia es, en este caso, que sólo las personas que están cerca del premier se puedan beneficiar de ese gran corazón. O en palabras de nuevo de Marco Travaglio:

Italia no puede estar gobernado por una persona que la mitad del tiempo se va de putas y la otra mitad del tiempo la dedica a tratar de esconder que se va de putas

El caso Ruby parecía cerrado. El ministro de interior, Roberto Maroni, compareció ante el Parlamento el pasado martes repitiendo las palabras del procurador Bruti Liberati, por lo que el Gobierno da por buena la actuación en el caso de la entrega en custodia de la menor. Pero ayer se produjo un nuevo giro de tuerca. Anna Maria Fiorillo, la fiscal a la que teóricamente se le solicitó la puesta en libertad de Ruby, ha recurrido al Consejo Superior de la Magistratura porque dice que Maroni miente.

“No recuerdo haber ordenado la puesta en libertad de Ruby en ningún momento”, dijo ayer Fiorillo a los periodistas. Si no fue ella, ¿quién dio la orden? Se sabrá en pocos días.

Mientras tanto, asoma la cabeza otro producto estrella de Lele Mora. Fabrizio Corona, una vez capo de los paparazzi italianos y convertido en celebrity por juntarse con Mora, asegura que él tiene fotos de las fiestas de Arcore “pero que ningún periódico las quiere publicar”.

Si alguna vez salen a la luz, el final de la historia sería muy irónico. Berlusconi convierte a Lele Mora en la persona más influyente del mundo de la televisión. Éste le devuelve el favor con jovencitas y jovencitos que nutren sus programas basura y las fiestas de Arcore. Uno de ellos consigue fotos, las publica y derrumba todo el imperio.

Por ahora es solo una hipótesis. Pero si algo ha demostardo Corona (que ha pasado por la cárcel por extorsionar a famosos) es que sólo tiene pasión por una cosa: el dinero. Y con lo flojo que está el Gobierno Berlusconi, unas fotos más serían la estocada mediática perfecta para acabar con el premier y obtener aún más notoriedad.

Esto tiene relación con la preocupación de Massimo D’Alema en las últimas semanas. El director del Copasir, la Comisión se Seguridad del Parlamento, ha pedido formalmente dos veces a Berlusconi que acuda a una reunión para revisar su dispositivo de seguridad. Il Cavaliere se ha negado porque cree que eso podría ser el escenario perfecto para juzgarlo por su afición a las fiestas. D’Alema, sin embargo, afirma que el hecho de que se paseen por la casa del primer ministro una retahíla de personas que él no conoce puede suponer un riesgo para su integridad y para la de todo el país.

Por último, también sería demasiado irónico que Berlusconi acabe cayendo por un caso así. A sus espaldas carga con cuatro procesos judiciales abiertos por lavado de dinero, corrupción y fraude fiscal. Demasiado como para que sean sus vicios los que desencadenen el fin.

——

Recomiendo echar un vistazo a Videocracy, de Erik Gandini, para entender la importancia de la televisión en Italia.

, , , , , , , ,

2 comentarios

Cuando el problema no es “irse de putas” (II)

Edmondo Bruti Liberati (el nombre es el suyo de verdad, no de Goscinni y Uderzo) es el fiscal de Milán. El pasado miércoles aseguró a la prensa que lo que la fiscalía está persiguiendo son posibles delitos y no a las personas. Y que por eso cree que “la entrega de Ruby se hizo de una manera razonable”. Vale, olvidando por un momento la enajenación de Berlusconi digamos que sí, Ruby fue entregada a una persona mayor de edad, Nicole Minetti, que se hizo responsable de ella tal y como marcan las reglas.

Pero esto acaba no siendo cierto del todo como se vio después. Cuando Minetti llega a comisaría, allí estaba también Michelle Conceiçao, una chica brasileña que dice conocer a Ruby y a la que la policía se negó a entregar a la menor. Cuando se arregla todo el entuerto, las tres salen de las dependencias policiales y se decide que Ruby se vaya a casa con Michelle. Es decir, que la menor acaba estando bajo la tutela no de la persona que se presenta en comisaría en nombre del Gobierno, sino en casa de la persona a la que la policía no quiso entregar a Ruby.

Pero si Minetti iba a ir a recoger a Ruby, como el jefe de seguridad de Berlusconi había dicho a la policía, ¿qué pintaba allí Michelle? En una entrevista con el programa Annozero de Michele Santoro, ella lo explica:

“Yo quise echar una mano a esta puta, a esta ladrona de mierda. Conocí a Ruby en un restaurante, durante una cena a través de un amigo. Ella vive haciendo la ragazza imagine. Así se vende ella, pero la realidad es distinta. Cuando yo he llegado a la comisaría Nicole no estaba allí aún. Después ha llamado al premier [Berlusconi] para preguntarle qué podía hacer para ayudar a una amiga que tenía un problema. Me dijo: espera un poco, que llamo a alguien. Después llamé a Nicole y vino.

[Transcripción de la entrevista de Annozero]

Annozero – ¿Cómo tienes el número de Berlusconi?

Michele – Porque estuve saliendo con una persona que lo conoce.

A – ¿Y cómo se te ocurre llamar al premier para esto?

M – Porque sabía que él era la única persona que podía darme el consejo adecuado para ayudar a una amiga.

A – ¿Sabías que Berlusconi conocía a Ruby?

M – Sabía que ella había ido una vez a una cena en casa de Berlusconi, no sé quién la llevó.

A – ¿Y quién llamó a Nicole Minetti?

M – Yo avisé a Silvio, después la llamó él para pedirle que le echara una mano a esta persona.

A – ¿Nicole es tu amiga?

M – Sí, digamos que es una conocida. Como Milán es pequeño se conoce todo el mundo.

A – ¿Y porque no llamaste a Nicole primero sabiendo que conocía a Ruby?

M – Llamé a Nicole después de decirle que había hablado con él (Berlusconi)

A – ¿Al final es Nicole la que obtiene la tutela de Ruby y no tú?

M – Sí, primero probé yo presentando mis papeles, pero no les servían. No sé por qué, porque yo tengo todo en regla.

A – Pero cuando salisteis a las 2 de la mañana no os fuisteis a casa de Minetti sino que fuisteis a tu casa

M – Sí porque ella (Ruby) quería venir. Dijo: Yo voy a casa de Michelle.

Vale, se puede hacer un esfuerzo y aceptar como “razonable” la llamada de Palazzo Chigi a la comisaría para forzar la puesta en libertad de Ruby por razones humanitarias o diplomáticas y que Minetti, en vez de hacerse cargo de la menor, se la entregue a Michelle, que al fin y al cabo es su amiga.

Se puede aceptar si la vida de Ruby se hubiera convertido en una historia de vino y rosas. Ni lo era ni lo es. La presencia de la chica en la casa de Berlusconi en Arcore se produce después de meterse en el círculo de Lele Mora. Y Lele Mora es este señor:

, , , , , , , ,

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: