Han sido los de siempre

Si después de 21 procesos judiciales Silvio Berlusconi sigue en política, obviamente no iba a dimitir por perder unas elecciones municipales. Ayer por la noche volvió a dar una clase magistral de berlusconismo. Nombró heredero al trono (al suyo porque él aspira al de la presidencia de la República) al ministro de Justicia Angelino Alfano, y en lugar de decir qué ha hecho mal durante la campaña, le echó la culpa de la debacle electoral a los de siempre: los medios, los jueces y la izquierda.

Y por una vez acertó con uno de los culpables. Del mismo modo que la izquierda ha revivido a Berlusconi cada vez que ha estado a punto de caer en estos 17 años, ahora es Berlusconi el que con su actitud (que por otra parte no ha cambiado nunca) ha revivido una izquierda que parecía muerta. No hay que subestimar el efecto de las municipales: la gente y la oposición han visto que se le puede ganar. Pero son expertos en resucitar al muerto, así que si han aprendido algo, de lo que se trata ahora es de dejarle que acabe ahogándose solo.

]

————–

Anoche estuve viendo la última película sobre el personaje, Silvio Forever, de Roberto Faenza y Filippo Macelloni. Se estrenó hace unos dos meses en Italia. Había estado prohibido hasta entonces porque, versión oficial, aparecía su madre.

Anuncios

Cuando el problema no es “irse de putas” (I)

Ruby. Fotografía exclusiva para Novella 2000

Silvio Berlusconi ha vuelto a llevarse el premio al mandatario del que más se habla. Como siempre en su caso, del que más se habla y mal. El pasado jueves se supo que Il Cavaliere había presionado a la policía para que liberaran a una chica menor de edad, marroquí, detenida en una comisaría de Milán por haber robado 3.000 euros. Al final resultó que esa chica, Ruby ‘Robacorazones’ había participado en al menos una de las fiestas que da Berlusconi en su mansión de Arcore.

Todo se remonta al pasado mes de mayo. La policía detiene en una calle de Milán a Ruby o Karima, que es su verdadero nombre. Estaba acusada de haber robado 3.000 euros a una chica propietaria de un centro de estética. Ruby fue trasladada a la comisaría y los agentes comenzaron a interrogarla. Descubrieron que era menor de edad, marroquí, y que no tenía papeles identificativos encima. También que se había escapado de un hogar de acogida hacía unas semanas. Los agentes llamaron pero nadie quiso hacerse cargo de ella. Al no contactar tampoco con sus padres, iniciaron el protocolo que se le aplica en estos casos a los menores.

Los carabinieri se pusieron en contacto con el fiscal del menor, que ordenó que hicieran una ficha a Ruby y le buscaran otro hogar de acogida. Cuando se disponían a hacerle las fotos pertinentes, la responsable de la comisaría los detiene. Hay una llamada del jefe de seguridad del primer ministro que asegura que la chica es nieta del presidente egipcio Hosni Mubarak y que deben dejarla en libertad si no quieren ocasionar un encontronazo diplomático.

Los carabinieri se ponen de nuevo en contacto con el fiscal del menor, que recomienda que la chica permanezca en comisaría toda la noche hasta que se encuentre una persona que se haga responsable de ella. El jefe de seguridad del Palacio Chigi, la sede del Gobierno, vuelve a telefonear informando de que una persona irá a recogerla. La persona en cuestión es Nicole Minetti, ex bailarina televisiva, dentista personal de Berlusconi y responsable regional de su partido, el Popolo della Libertà, en Lombardía.

Minetti se presentó en la comisaría cerca de las dos de la madrugada para recoger a Ruby. A la salida, ya con la chica, telefoneó a Berlusconi para tranquilizarle.

Hasta aquí, lo que se refiere al testimonio de la menor a la fiscalía de Milán, que estos días investiga a dos personas allegadas al premier por su relación con varios supuestos casos de prostitución que apuntan directamente a las fiestas en Arcore. Cuando los procuradores conocieron la historia de Ruby y que la persona que se había hecho cargo de ella era un miembro del PdL, entonces decidieron interrogarla por si tenía alguna relación con el caso.

¿Qué interés puede tener Berlusconi en liberar a una menor de la policía? Según él, porque tiene un corazón muy grande: “Me atacan porque tengo un buen corazón y ayudo a la gente que lo necesita. Me habría sentido avergonzado si no lo hago. Sin embargo lo hice, lo hago continuamente porque yo siempre he sido así”.

El problema es que Ruby confesó también ante la fiscalía haber estado en tres cenas de Berlusconi. Por lo que rápidamente se podía intuir que Il Cavaliere, por miedo a verse en un escándalo con una menor de por medio, forzó su liberación antes de que nadie se enterara. El caso ha dado la vuelta al mundo y ha provocado una serie de reacciones en la clase política italiana de consecuencias que pueden ser devastadoras para Berlusconi.

Más que los ataques de la oposición, lo que puede provocar la caída de Berlusconi es la postura del partido Futuro y Libertad (Fli) de Gianfranco Fini. El pasado mes de agosto, Fini decidió dejar el PdL y formar su propio partido dejando huérfana a la coalición que gobierna el país. En un principio se pensaba que la salida de Fini iba a ser inofensiva para el Gobierno, pero en septiembre se comprobó que sin sus votos en el Parlamento, el ejecutivo de Berlusconi tiene los días contados.

Pues el Fli condenó de manera unánime el comportamiento del primer ministro y su portavoz, Italo Bocchino, le advirtió de que “si está demasiado distraído como para gobernar, que lo diga” y convoque elecciones anticipadas. Este fin de semana se celebra el primer congreso del Fli y el domingo Fini explicará la línea política a partir de ahora en una rueda de prensa. Si Fini rompe definitivamente, Berlusconi estará perdido.

Pero vuelvo al caso Ruby. El periodista Marco Travaglio publicó un vídeo en Internet el pasado lunes que concluía con una frase que resume a la perfección lo sucedido:

No creo que haya que ser de izquierdas para darse cuenta de que un país como Italia no puede estar gobernado por una persona que la mitad del tiempo se va de putas y la otra mitad del tiempo la dedica a tratar de esconder que se va de putas

El hecho es que Berlusconi es aficionado a estar con señoritas. Y esto, aunque reprobable dado su cargo político, forma parte sólo de su esfera privada. De su vida personal. Lo grave es que Berlusconi dedique tiempo a intentar que nadie sepa que lo hace, como dice Travaglio. Y como consecuencia, el primer ministro italiano telefonee a su jefe de seguridad y le pida que telefonee a su vez a la comisaría donde ha sido detenida una menor para que los carabinieri que la han arrestado la dejen en libertad incumpliendo las leyes.

Es fácil imaginar cómo funciona un país cuando el jefe del Gobierno es el primero que presiona a la policía para que incumplan la ley abusando de su posición y en beneficio propio.