El beso y la mano

No es que el resto de países no tenga nada que explicar. Quizá una jaima en Sevilla, quizá un terrorista liberado, quizá una tal Marine Le Pen llevándose los votos de la derecha francesa (aunque sea falsificando las encuestas). Pero el contorsionismo de Berlusconi no tiene nombre.

Anuncios