No estaba muerto, estaba de parranda

Inmediatamente después del recuento de votos de las elecciones administrativas [6 y 7 de mayo], el presidente Berlusconi y yo presentaremos la novedad más grande que se haya dado en la política italiana y que con toda probabilidad cambiará el curso de la política italiana de los próximos años.

Esto irá acompañado de la campaña más novedosa que haya habido en la política italiana desde el salto al campo del presidente Silvio Berlusconi.

Si el destino de los moderados italianos dependiera de una reunión de Fini, Casini y Rutelli en el despacho del presidente de la Cámara [Gianfranco Fini] no creo que sería un gran destino. Con todo el respeto para ellos, ese despacho no huele a aire fresco.

Angelino Alfano [AKA El delfín] dejó ayer patidifusos a los italianos con su anuncio. Il Cavaliere Silvio Berlusconi no está muerto, sino que está trabajando en algo novedoso que cambiará “el curso de la política italiana”. Miedo da. Ya lo hizo una vez en el 94 y todos sabemos cómo acabó la aventura.

Dos apuntes

a) El misterioso anuncio llega después de que el conocido como Terzo Polo, formado por la Unión de Centro de Pierferdinando Casini; Futuro y Libertad de Gianfranco Fini; y Alianza por Italia de Francesco Rutelli, adelantara que se acerca el momento de crear el Partido de la Nación, una formación que tiene toda la pinta de ser prima hermana de la Democracia Cristiana de la I República. Entre los directores de orquesta es muy posible que haya algunos de los técnicos que hoy gobiernan Italia sin haber sido elegidos en las urnas.

b) Berlusconi, el mismo día que Mario Monti aceptó el cargo ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano, ya dijo que no se rendía y que empezaría a preparar la campaña electoral con un gran proyecto a través de internet.

Unos trajes de monja

Casi todos habréis visto ayer las declaraciones de Berlusconi después de asistir al juicio por el caso Ruby (la primera vez en un año y catorce días que lleva abierto el proceso).

Esas en las que decía que “las mujeres son exhibicionistas por naturaleza”, que en Arcore las jóvenes se disfrazaban pero para hacer “concursos de burlesque“, que el cree “no haber hablado nunca de nieta de Mubarak, sino de pariente” y que los trajes de monja se los había regalado Gadafi, aunque no eran de monja monja.

“Me los mandó en un container sin decirme lo que había dentro. Son negros, largos, con joyas, por lo tanto, no de monja, sino de su harem”.

Tres conclusiones

Berlusconi no estaba muerto, estaba de parranda (y lo estará: “Lo voy a seguir haciendo”, dijo ayer). Y seguramente estaba de parranda con un especialista en SEO trabajando en un asalto a internet visto que las televisiones se le están quedando un poco démodé.

Si Ruby, Nicole Minetti, o las gemelas De Vivo, son especialistas en SEO, eso sí que sería la mayor novedad que ha visto la política italiana en toda su historia. Mucho más que el cásting para las elecciones al Parlamento Europeo de 2009. No tengo dudas.

Lo mismo Il Cavaliere está pensando cambiar la Constitución e imponer competiciones de burlesque para sustituir a las elecciones tradicionales. El efecto sería bueno para los partidos, que ya están acostumbrados a travestirse de lo primero que les convenga, y malo para Monti, al que le veo disfrazado de político, pero no de Gadafi.

Una postdata

Es una pena que esto no lo hayan anunciado antes. Me vuelvo a vivir a Madrid “inmediatamente después del recuento de votos de las elecciones administrativas”. Justo cuando la cosa iba a ponerse divertida otra vez. Peccato!

Anuncios

Historias del berlusconismo tardío (II)

El 6 de septiembre de 2010 Imane Fadil sentía pena por Silvio Berlusconi. Acababa de salir de una “cena elegante” en Villa San Martino, la mansión del Cavaliere en Arcore, y recibió una llamada de Emilio Fede.

El EXdirector del TG4, los informativos de Rete 4 (Mediaset), le preguntó qué tal había ido la velada. “Pobre, estaba cansado, se quería ir a dormir y se le han metido todos en la piscina, a dar el coñazo, a cantar…”, respondió ella.

Marysthelle García Polanco*, modelo, exmeteorina (presentadora del tiempo), olgettina, bailarina y azafata, se había llevado a unos amigos a la cena y la estaban liando. El Cavaliere durmió poco y mal aquella noche.

Fadil, 27 años, modelo y marroquí – como Karima el Mahroug-, es una testigo clave en el juicio paralelo por el caso Ruby, en el que están siendo procesados Nicole Minetti, Lele Mora y el propio Fede por inducción a la prostitución. [Por otra parte se desarrolla el proceso a Berlusconi por prostitución de menores y abuso de poder]

Lo es por dos razones: es una de las pocas jóvenes (de las 32) que se ha constituido como parte lesa -es decir, acusa a los tres imputados de haberle inducido a prostituirse con el exprimer ministro- y nunca ha cambiado su testimonio.

Y su testimonio, aunque escabroso, es muy válido para desmontar a la máquina de propaganda berlusconiana. De Fadil, además de que su nombre aparecía en los pinchazos telefónicos del sumario (de ahí viene la conversación con Fede del principio), se sabía bien poco hasta que el 9 de agosto de 2011 se presentó en el Tribunal de Milán para hablar con Ilda Bocassini, una de las fiscales del caso.

“Nicole [Minetti] estaba guapísima vestida de monja. Entró en el escenario, el famoso de la barra de lap dance. Hizo un baile y un striptease. Un espectáculo muy bonito, de veras. Cuando estaba desnuda, el presidente se le acercó, cogió el crucifijo de madera que tenía en el cuello y dijo: “Que dios santo te bendiga”; después le pasó el crucifijo en la cabeza, entre las piernas y entre los senos”

Era su primera noche en Arcore. Había llegado con Lele Mora. Antes de irse, Berlusconi le invitó a entrar en una habitación y le regaló un collar y un sobre con dinero. Barbara Faggioli y Nicole Minetti se quedaron allí a dormir. A las siguientes cenas volvió con Emilio Fede. Así lo contaría después en una entrevista a Servizio Pubblico.

En otra entrevista, esta vez con Il Fatto Quotidiano, Fadil explicó por qué había decidido no seguirle la corriente a las otras jóvenes que no han querido demandar.

“No aguanto más que se me trate como una que se ha vendido en Arcore. No me interesa el dinero, me interesa mi dignidad. Participé en algunas fiestas en casa del presidente pero no hice nada malo. Acabé metida en esta historia y me he tenido que encerrar seis meses en casa”.

“Nadie me da trabajo ya. Así que he decidido hablar y contar lo que he visto porque  no quiero que ganen las personas que denigran a las mujeres, que convencen a las chicas de que pueden desarrollar su carrera, no por la meritocracia sino por putocracia [Mignottocrazia, término acuñado por el diputado Paolo Guzzanti y título de su libro sobre cómo ha transformado la vida política y democrática Silvio Berlusconi]”

También aportó detalles sobre cómo funcionaba el reclutamiento y las cenas

“Empecé a rodar un videclip con Nina Senicar y un tal Dj Ben, patrocinado por Lele Mora [Ben DJ, nos podemos imaginar cómo era el vídeo] que me preguntó si quería ir a tomar un café a Arcore. Acepté: ¿Por qué no ir a tomar un café con un señor que tiene tres televisiones? ”

“¿Nicole Minetti? Era la que organizaba las fiestas, lo sabíamos todas, La señora hacía de administradora, pero yo intentaba no acercarme a ciertas personas. De hecho en los pinchazos no hay una sola conversación mía ni con ella ni con otras chicas […] Yo solo miraba por mis intereses. Me habían ofrecido trabajar para el canal del Milan y era todo lo que me interesaba”

“Después de la primera vez siempre fue Emilio Fede el que me llamaba y me llevaba a las fiestas en su coche”.

Ayer Imane Fadil acudió a declarar al juicio y la joven no defraudó. Le contó a las juezas que las chicas que se quedaban a pasar la noche “cobraban mucho más dinero”. Y que obviamente se quedaban allí “por sexo, porque las chicas luego se quejaban y tenían miedo de haber contraído alguna enfermedad. Pero todas hacían lo que fuera para quedarse allí”. Según su testimonio, Ruby podía “vengarse y meter en muchos problemas a Berlusconi” porque tenía “vídeos y fotos muy comprometedoras de las fiestas”.

La joven denunció haber sufrido presiones de un hombre para que cambiara su versión de los hechos y aceptara acudir a Arcore a una reunión (Muchos medios han denunciado cómo Berlusconi y sus abogados llevaron a todos los involucrados a la mansión para definir la estrategia de la defensa y para tomarles testimonio).

“Encontré a este hombre cerca de mi casa y me dio un teléfono no interceptable para preparar un encuentro en Arcore, pero yo no quise”, explicó. “Me dijo que estaba cabreándose porque había organizado varias citas y yo no había ido nunca y en ese momento decidí no volver a responderle al teléfono”.

Además de la historia de las monjas y el sobre de Berlusconi, también contó que Faggioli una noche se disfrazó de Ronaldinho. Llevaba una careta del futbolista, la camiseta del Milan y por debajo, solo un tanga. Todo muy elegante.

Como Fadil, Ambra Battilana y Chiara Danese han decidido demandar a los tres imputados. Otras dos jóvenes, Barbara Guerra e Iris Berardi, solo lo han hecho contra Nicole Minetti. Berardi, por cierto, también era menor cuando empezó a ir a Arcore.

————————–

* Esta entrevista que le hizo Miguel Mora a Marysthelle Garcia Polanco no tiene desperdicio.

En este vídeo, “Vamonos pal bunga bunga” versión Marysthelle