La costumbre

No sé si es que me levanté muy sensible esta mañana, pero me da que los niños afganos ya no tienen miedo de nada. La imagen corresponde a los atentados de hoy en Kabul. Un Policía pide a los chavales que salgan de allí y vayan a un lugar seguro. Corren como si lo que hubiera pasado no fuera con ellos. Incluso ríen. Alguno debió nacer con las primeras bombas en Tora Bora. Las explosiones no son para ellos más que una costumbre a la que parecen haberse resignado. Una pena, vaya.

—–

El blog sigue en obras, como Afganistán. Dani está retocándolo amablemente, así que si véis cosas raras, como que la fecha es un apéndice del titular, no dudéis en decirlo.

Anuncios