El valium Monti (II)

Portada diario Liberazione 18 nov. 2011La portada que tenéis a la derecha es la del diario Liberazione* el 18 de noviembre de 2011. Monti, la noche que aceptó el encargo de formar Gobierno que le hizo el presidente de la República, Giorgio Napolitano, prometió que su línea política se guiaría por tres principios básicos: rigor, crecimiento y equidad.

Pero en su primera comparecencia en el Parlamento para pedir la confianza de los partidos políticos se quitó la careta, como explica en la columna que acompaña a la viñeta, Paolo Ferrero, el secretario general de Refundación Comunista.

Escribe Ferrero:

“En el estilo y el tono es completamente distinto al Gobierno Berlusconi. En los contenidos, no. El programa presentado a las cámaras es integralmente neoliberalista. Se trata de la continuación, radicalizada por las exigencias europeas, de las políticas ya puestas en marcha por Berlusconi y Sacconi [Maurizio, entonces ministro de Trabajo y Política Social], y ahora confirmadas del todo.

Desde las privatizaciones a las liberalizaciones pasando por la reducción del gasto público, la violación de las pensiones y de lo poco que queda del mercado laboral, hasta la introducción del IBI por la primera vivienda.

Todo, obviamente, sin decir una sola palabra sobre los rendimientos del capital financiero, sobre las causas de la especulación, sobre la pésima política europea, que -al contrario- para este Gobierno deben aplicarse bajo una dictadura.

Ese mismo día, en La Repubblica, diario progresista de mayor tirada en Italia, la cosa se veía de otro modo.

Los números qe obtuvo Monti ayer son tan importantes que en la rueda de prensa posterior al voto hicieron que el premier hablara de un “nuevo e inesperado clima de diálogo en el Parlamento” […] Monti dijo después que no “descarta los sacrificios” hablando de las medidas que deberá aprobar para relanzar la economía. Sacrificios que, como explicó, “se pedirán a las categorías que hasta ahora han dado menos”.

[…]

Tuvo tiempo incluso para citar a Spadolini: “Os pido por favor que sigáis llamándome profesor porque el otro título, el de presidente, durará poco. Los presidentes pasan, los profesores permanecen”

[…]

Con ironía británica, aplomo continental, Monti respondió así a los ataques de las últimas horas. Recordando cómo en EEUU lo veían como “el Sadam de los negocios“.

La Repubblica -y no sólo, pero creo que diarios democristianos como Il Corriere no cuentan en este caso- se ha convertido en el No-do desde la llegada de Monti.

El día después, el 19 de noviembre, Barbara Spinelli, en una columna titulada ‘La apuesta de un técnico‘ decía:

Roma y Atenas tienen en común dos cosas que no se pueden perder de vista: la política ha sido por decenios sinónimo de corrupción y ocultación de la realidad, y por eso ha degenerado.

[…]

Hablar de un poder de tecnócratas y banqueros centrales que habrían usurpado el trono del politico quiere decir ignorar conscientemente la realidad que estamos viviendo.

[…]

La soberanía del pueblo se ejercita en los límites de la Constitución italiana pero también en los de la europea […] que también existe pese a que los Estados se hayan negado a darle el nombre de constitución al Tratado de Lisboa […] por una especie de ignorancia militante, estrábica.

[…]

Incluso la acusación de la falta de democracia nace de una ignorancia militante […] No es creíble quien afirma que se ha violado la Constitución porque después de la caída de un Gobierno no se ha ido a las elecciones.

No os quiero aburrir mucho con las citas, así que terminaré con una de Massimo Giannini, el subdirector de La Repubblica, el día 17 en un editorial  titulado ‘El milagro de Mr. Spread

La elección [de Monti y sus ministros] indica la prioridad y la emergencia que el nuevo Gobierno debe afrontar. Y también esto hace justicia a las vulgares polémicas sobre la confabulación judeo-masónica del “directorio francoalemán” y sobre el “Gobierno de los banqueros”. Una crítica estúpida, autárquica y provincial, que anida no solo en las áreas más radicales de la izquierda, sino sobre todo en ciertas áreas de la derecha derrrotada que se dice liberal

Lo que he sacado en claro en estos tres meses es que la mayor parte de la prensa italiana ha confundido la necesidad de un cambio político después de -casi- 20 años de gobiernos de Berlusconi con el hecho de que de un día para otro Mario Monti fuera primer ministro sin haber pasado por las urnas.

La Constitución italiana tiene ciertos recovecos que permitieron a Napolitano madurar el plan B. y ponerlo en práctica sin saltarse las reglas. Pero esa angustia por quitarse de enmedio el inmovilismo y el populismo berlusconianos, provocó que los medios trataran de legitimar de la manera más inverosímil un Gobierno que no ha sido elegido por el pueblo -al fin y al cabo, ni siquiera el presidente se elige en las urnas, sino que son los partidos los que lo nombran con un mecanismo arcaico- , perdiendo totalmente la identidad que se les presupone.

Los ciudadanos, el día que dimitió Il Cavaliere, lo celebraron por todo lo alto. Luego, la cosa empezó a cambiar.

———————————————————————————————————————————–

Esta es la carta que el Banco Central Europeo envió al Gobierno de Silvio Berlusconi en agosto del año pasado. En ella, el exgobernador, Jean Claude Trichet, y su sucesor, Mario Draghi, entonces jefe de Bankitalia, pedían a Il Cavaliere una serie de reformas para evitar la debacle de la eurozona.

En el próximo post veremos cómo el Gobierno Monti, como decía Ferrero en su editorial, ha sido totalmente continuista con las políticas iniciadas por Berlusconi -y no aplicadas, en parte porque era un populista, en parte por la oposición de la Liga Norte- y totalmente fiel a las normas dictadas desde Europa. También trataré de explicaros cómo, sobre todo la equidad, se quedó por el camino, en el primer discurso de Monti ante el Parlamento.

——————————————————————————————————-

* Liberazione era el órgano de comunicación de Refundación Comunista. En Italia, los diarios definidos como periódicos de partido, o que representen especialmente algún tipo de realidad social, pueden tener acceso a una subvención del Estado. Berlusconi, antes de su dimisión no había pagado aún el dinero prometido a los editores el año pasado. Monti piensa -seguramente con buen criterio- eliminarlo.

Liberazione dejó de imprimirse en papel el 1 de enero de 2012. Sus trabajadores siguieron escribiendo para la edición digital hasta que fueron a la huelga. Desde inicios de año ocupan la redacción.

Por la misma razón, el diario de izquierdas Il Manifesto, constituido como una cooperativa de periodistas, está al borde del abismo. Estos días trata de sobrevivir con una campaña de suscripciones que puede que haya llegado demasiado tarde.

A ellos se les puede sumar L’Unità. Es difícil, por el apoyo que tiene del Partido Democrático, pero si terminara cerrando, Italia contaría con dos periódicos considerados de izquierdas, La Repubblica e Il Fatto Quotidiano, y siete de derecha o centroderecha.

Anuncios

, , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: