No nos dejan ver el sol

Ya resulta difícil ver el sol de por sí en esta ciudad, como para que sigan instalando este tipo de ventanas que no se dejan abrir para (ad)mirar, por ejemplo, un amanecer. Si todo lo que ves a primera hora de la mañana es una lámina de cristal empañado y con escarcha, cómo será el resto del día.

Amanece a las 6.30 horas. La ausencia de cortinas deja que la luz te queme las pupilas al despertar. Y cuando crees que hoy será un día mejor, tratas de que la luz te toque la cara. La ilusión se desvanece cuando te das cuenta de que, por mucho que lo intentes, tu ventana quedará, a lo sumo, entreabierta. Te quedas a medias. Y los días a medias, son una pérdida de tiempo.

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: